José Miguel González, Míchel - Entrenador y ex futbolista

"Al fútbol le viene bien esta pequeña cura de humildad económica"

Entrevistas de verano. Se hizo cargo del Getafe en uno de los momentos más complicados del club desde que llegó a Primera División. Consolidó el equipo, lo metió en Europa y batió todos los récords de la entidad

"Al fútbol le viene bien esta pequeña cura de humildad económica"
"Al fútbol le viene bien esta pequeña cura de humildad económica"

José Miguel González, Míchel, ha sido uno de los futbolistas más relevantes del fútbol español. Formó parte de la mítica "Quinta del Buitre" del Real Madrid y disputó 66 encuentros con la selección absoluta. En 1997, tras su paso por México, se retiró de forma definitiva y ejerció de comentarista en TVE hasta 2005, cuando comenzó su carrera de entrenador al frente del Rayo Vallecano. De ahí saltó al filial del club blanco y fue director de la cantera, cargo del que dimitió en 2008. Desde abril de 2009 es el entrenador del Getafe, al que la temporada pasada logró clasificar para la Europa League tras su sexto puesto en la Liga.

¿Qué balance hace de la pretemporada? ¿Cómo está viendo el equipo?

A las pretemporadas hay que hacerles caso desde el aspecto interno. Hay que preparar un trabajo, desarrollarlo y no estar tan pendiente de los resultados, que a veces son buenos y otras no tanto.

Del Getafe se han marchado jugadores importantes como Pedro León, Soldado y Celestini. Con los nuevos fichajes, y a la espera de que llegue algún otro, ¿está conforme con la plantilla?

Bueno, lo cierto es que las plantillas las diseña el presidente y es él quien toma las decisiones. Conmigo tienen una consulta, reciben mi opinión, pero las decisiones las toma Ángel Torres. En cualquier caso, yo siempre estoy contento con las plantillas de que dispongo.

¿Cómo valora la marcha de Pedro León al Real Madrid? ¿Qué cree que puede aportar en el conjunto blanco?

Personalmente me siento muy satisfecho de que haya llegado al Real Madrid, es una ocasión única y tiene que aprovecharla. Creo que tiene nivel suficiente como para estar en esa categoría y en ese estatus. Ya desde el primer partido de pretemporada del equipo empezó a dar muestras de su capacidad. Es un jugador bueno, desconocido en cuanto a su capacidad, a lo que puede dar, pero yo confío plenamente en él.

¿Se podrán repetir los resultados de la pasada temporada?

Sería un error pensar que nuestro listón está ahí. Nuestro listón está un poquito más abajo, entre otras cosas porque somos un club modesto y porque el equipo, por diferentes circunstancias, se ha desmantelado. Hay que reconstruirlo de nuevo. Por eso, pensar que el listón está ahí, no parece lo más lógico.

Hace menos de diez años el club estaba en Segunda B. Ahora está en Europa, ha jugado dos finales de Copa del Rey y ha saneado sus cuentas. ¿Cuál es el secreto de este Getafe?

Creo que el secreto está principalmente en que es un equipo sin ansiedades, sin ninguna urgencia, sin ningún objetivo descabellado ni en lo económico ni en lo deportivo ni, por supuesto, en lo social. Eso le permite no ser enemigo de nadie y navegar y conducirse bastante bien en esta categoría. En cualquier caso, es un milagro que el tercer equipo de la Comunidad de Madrid, con tan poco respaldo o pegada en los medios de comunicación, consiga mantenerse en esta categoría, y que llegue a Europa.

La posible marcha de Ángel Torres ha declarado hace escasos días que dejará su cargo de presidente la próxima campaña no produce precisamente tranquilidad, ¿no?

No, no... Yo creo que el presidente no se va a marchar. Porque esto es su vida, él ha sido artífice de esta situación y no lo va a dejar. Esas declaraciones las hace un poco también para recoger el reconocimiento de la gente. Lleva mucho tiempo, casi diez años, trabajando a un gran nivel.

¿Qué sensaciones le han dejado las salidas de Raúl y de Guti del Real Madrid y que no hayan podido despedirse en el césped?

Es una ley de la naturaleza. Te haces mayor y además, como siempre te sobra un año, es preferible que la elección sea tuya. Muchas veces se habla de las despedidas, que es cierto que la mayoría de jugadores de este nivel salen así de los grandes clubes, pero lo importante no son las despedidas, sino la estancia que hayas tenido en el club, porque eso es lo que te va a hacer perdurar en el recuerdo. Es inevitable que Raúl, de aquí a muy poquito, sea considerado como el jugador más importante de la historia moderna del Real Madrid, sin ninguna duda.

¿Qué cree que no está haciendo del todo bien el equipo blanco con la cantera respecto al modelo del Barcelona?

Si yo lo supiera... En cualquier caso, no tengo por qué meterme en esa casa, porque es mi casa de visita y no tengo nada que decir al respecto. A mí el club que me preocupa es el Getafe y me preocupa mucho. El Madrid me preocupa menos, porque no puedo hacer nada por ellos desafortunadamente. Ahora estoy fuera.

¿Por qué se produjo su salida como director de la cantera del Real Madrid durante la presidencia de Ramón Calderón?

Simplemente no estaba de acuerdo con las circunstancias que se estaban viviendo y prefería estar fuera. No me ha ido mal, desde luego.

¿Qué jugadores le han impresionado más en su etapa como jugador y posteriormente ya como entrenador?

Como jugador he tenido la suerte de enfrentarme a muchos futbolistas que no han tenido la valoración o el reconocimiento que merecían, quizá porque entonces no existía internet. Pero he jugado contra muchos, en contra y a favor, muy muy buenos. Cuando le digo a la gente que yo he visto a Martín Vázquez hacer cosas de Zidane, es posible que piensen que estoy loco. O que he visto al mejor rematador o goleador de la historia y he compartido equipo con él, que ha sido Hugo Sánchez, pues la gente pensará que estoy más loco todavía. Pero bueno, es lo que realmente pienso y lo digo. Y ahora creo que el fútbol ha avanzado, se ha igualado o se ha generalizado en muchas cuestiones, pero en otras ha bajado de nivel. Creo que ha bajado en la calidad, en la fantasía y en la iniciativa del jugador y se ha mejorado mucho en el aspecto físico, en el táctico, en el conocimiento de los equipos y en la dificultad para ser mejor.

¿Se prima menos entonces la calidad del futbolista?

Suele ocurrir. El jugador con calidad, si está exento de lo que se llama ahora fuerza o capacidad física, tiene muy difícil triunfar en este mercado. Afortunadamente para eso han aparecido los jugadores de la selección, que han roto con ese molde. Parecen físicamente débiles. De hecho, hemos jugado toda la vida a querer ser alemanes, holandeses o serbios y, sin embargo, ahora que somos netamente españoles, ganamos.

Además, ahí están las estadísticas del Mundial, que han reflejado que un futbolista como Xavi ha sido el jugador que más kilómetros ha recorrido por partido en Sudáfrica.

Siempre parece que vende más el esfuerzo del que corre, del que se tira al césped. No se entiende el esfuerzo ligado al jugador que viene a organizar el equipo, el que está jugando, el que busca la salida del balón, el que busca los desmarques, el que pone los pases en profundidad. Y creo que ése es un esfuerzo igual. Pero de igual forma, cuando se habla del talento, parece que el talento sólo está centralizado en los jugadores de calidad. Sin embargo, hay jugadores que son tácticos, de trabajo y físicos, que también tienen mucho talento para robar y para dársela al compañero.

¿Volvería alguna vez a los medios de comunicación o ya es una etapa cerrada y sólo piensa en proseguir su carrera de entrenador?

No, no la descarto, aunque ahora pienso en entrenar. Además tengo que estar muy agradecido a los ocho años que estuve en los medios de comunicación, porque he aprendido muchísimo. El paso a entrenador fue un salto menos ostensible porque he tenido ese escalón de los medios y porque he aprendido algo que, lógicamente, no tienes cuando estás jugando al fútbol.

¿Qué objetivos o qué planteamientos tiene de cara al futuro?

No me hago planteamientos mucho más allá de ser entrenador, de que me vayan bien las cosas y de echar raíces en un sitio. Sé que las raíces que puedes echar en un club como entrenador son mucho más cortas que las que echabas como jugador, pero no pienso mucho más allá de esta temporada. A ver qué pasa. Sólo pienso en hacer las cosas lo mejor posible, en hacer bien el trabajo, que todo salga adelante, que mis jugadores me acompañen y estén conmigo y que eso demuestre un buen rendimiento de ellos.

¿Cómo le ha afectado la recesión económica personalmente?

La vivo muy cerca. A muchas de las personas que me rodean les perjudica. Estamos ante una crisis económica y laboral, pero se trata también de una crisis social, porque la gente está más triste. Las personas están deseando tener otras alternativas y lo peor de eso es que parece que no sucederá nada a corto plazo. Eso es muy llamativo. Además, la esperanza de resurrección parece que va más allá de lo que esperábamos.

La pregunta

¿Cómo ha afectado la crisis económica al Getafe y cómo cree que ha afectado al fútbol español en general?

La crisis podemos percibirla en todos los sentidos. No se trata solamente de una crisis económica, es también una crisis social, porque la gente está muy desmotivada y vive con preocupación. Estamos viendo que la situación se está agravando, que las soluciones no acaban de llegar y que parece que la vuelta de tuerca siempre es para el ciudadano, independientemente de sus ingresos económicos. Y lógicamente afecta al fútbol, que es un submundo del mundo en el que nos movemos. Sin embargo, creo que al fútbol le viene bien esta pequeña cura de humildad económica, porque jugar con el dinero de los demás es muy sencillo, pero cuando te das cuenta de los verdaderos problemas que eso conlleva, pues uno se ve obligado a tirar de imaginación, de situaciones mucho más estables y mucho más concretas, y finalmente eso hace que intentes afinar mucho más el disparo.