Reducción de empresas

Las constructoras medianas apuestan por las fusiones para salvar el sector

Javier Sáenz de Cosculluela, presidente de la patronal de las constructoras medianas, Aerco, ve inevitables las fusiones en el sector e imprescindible que el Gobierno arbitre dicho proceso. Reivindica también que se rescate la inversión en las carreteras, donde el colectivo que representa tiene muchos intereses, y considera "escandaloso" que se consienta la morosidad de los ayuntamientos.

Las constructoras medianas apuestan por las fusiones para salvar el sector
Las constructoras medianas apuestan por las fusiones para salvar el sector

Es necesario que el Gobierno tome medidas para arbitrar el proceso de reducción de empresas en la construcción. No sería razonable que imperara el sálvese quien pueda". Así lo cree Javier Sáenz de Cosculluela, ministro de Obras Públicas en los primeros Gobiernos de Felipe González y máximo responsable de la patronal Aerco desde 2008. Porque, en su opinión, el reajuste del sector es inevitable ya que el mercado nunca volverá a los niveles de facturación de antes de la crisis, "entre otras cosas porque ya no hay fondos estructurales". Para las constructoras medianas, juntar sus fuerzas es tanto más necesario dado que no tienen su producción tan diversificada como las grandes.

"Los poderes públicos son los que inyectaron demanda en el sector y por eso ahora tienen que ajustarlo", subraya. Cosculluela, igual que sus homólogos del resto de patronales del sector, entiende que el Ejecutivo tenga que reducir el gasto para bajar el déficit, pero considera "un error" atacar a las inversiones productivas, como lo son las infraestructuras. "Se podrían atajar otros yacimientos de gasto, como por ejemplo plantearse la necesidad real de que haya 20 canales autonómicos".

En cuanto a la Ley de Morosidad, el responsable de Aerco se muestra contundente: "Ha llegado en un muy mal momento. La medida es justa, pero es que nos deben mucho dinero", subraya. "Por un lado dejan de pagarnos, y por otro nos obligan a que nosotros lo hagamos".

"Sostener el gasto en las carreteras es clave para el sector"

"Es un escándalo que la morosidad de los ayuntamientos, que son uno de los principales promotores de obra pública, siga impune", apunta Cosculluela. "Tanto que se habla de las autonomías, cuando los consistorios acumulan unos 3.500 millones de deuda en obras".

La rectificación de Fomento, que ha prometido rebajar en 500 millones de euros el recorte de 6.400 que sufrirán sus partidas presupuestarias en los próximos dos años, es bien acogida. Pero eso no salvará el año, que "va a ser tremendo". "Tanto las rescisiones de obras como las reprogramaciones de plazos van a hacer que haya muchos problemas para certificar. Por eso el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI) puede ser absolutamente fundamental", subraya el presidente de Aerco.

Dicho programa, que está dotado con 17.000 millones de euros para obras de gestión público-privada, es todo un "cisma" entre las patronales de las constructoras medianas (Aerco y Anci) y la de las grandes (Seopan). "Las grandes sostienen que sólo ellas pueden desarrollar obras en dicho marco, mientras que el presidente del Gobierno dijo que también cabemos las más pequeñas. Quizá sería interesante que José Luis Rodríguez Zapatero nos oiga a nosotros también", afirma Cosculluela, en referencia a la tan comentada aplazada cita entre el presidente y los responsables de las cinco mayores compañías del país.

Mercancías

Un argumento a su favor, destaca el ex ministro, es que, en el capítulo de carreteras, el recorte de fomento ha afectado más a las constructoras medianas que a las grandes. "Creemos que sostener el gasto en carreteras es fundamental para que el sector no entre en barrena". En España sólo el 3% de las mercancías, asegura Cosculluela, se transportan en tren, por lo que su necesidad es vital para la economía. Además, "las carreteras exigen unos gastos de mantenimiento (1.200 millones anuales) muy altos que generan actividad".

Empresas con tradición de empleos indefinidos

Las constructoras de tamaño medio, segura Javier Sáenz de Cosculluela, generan entre cuatro y cinco veces más empleo que las grandes multinacionales incluidas en Seopan, patronal que aglutina, entre otras, a las empresas cuyos representantes se iban a reunir ayer con el presidente del Gobierno (Acciona, ACS, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr Vallehermoso).

La mayoría de los trabajadores de las medianas, además, suelen ser indefinidos, algo que no es tan frecuente en el caso de los principales grupos del país.

Otro de los rasgos distintivos de este tipo de constructoras es que se centran en obra civil y que, como en el caso de las 36 representadas por Aerco, tienen una media de entre 40 y 50 años de edad. Existían, pues, antes del boom del ladrillo, y presentan una salud "relativamente buena", asegura Cosculluela.

Retorno del 59%

El retorno fiscal de la obra pública es, según las patronales de la construcción, del 59%. Eso incluye el IVA, la cotización de la Seguridad Social de los trabajadores, los impuestos sobre los beneficios de las empresas y lo que deja de gastar en subsidio al desempleo.