Oferta de 38.560 millones de dólares

La canadiense Potash rechaza una opa hostil de BHP

Ante la incierta situación en la agricultura, debido a las inclemencias del tiempo en buena parte del planeta, el sector de los fertilizantes no deja de ganar atractivo. Así se evidenció ayer cuando la minera australiana BHP Billiton admitió haber lanzado una opa sobre la canadiense Potash of Saskatchewan. Valorada en 38.560 millones de dólares (unos 30.000 millones de euros), la oferta fue rechazada por insuficiente.

El consejo de Potash of Saskatchewan, la mayor compañía de fertilizantes del mundo, no tardó en dar a conocer su respuesta a la oferta que reconoció BHP en un sucinto comunicado de prensa ayer. "No".

Para este gran productor de potasas, la respuesta estaba clara. Bill Doyle, consejero delegado, explicó ayer que 130 dólares por acción, es decir, un 16% de prima sobre el precio de la empresa que ayer se superó con facilidad en los mercados, es "totalmente inadecuado" y muestra a las claras la intención de BHP de hacerse con una compañía al precio más barato posible. Es algo en lo que están de acuerdo la mayor parte de los analistas que además esperan que pueda haber una contraoferta por parte de Río Tinto o la brasileña Vale si BHP no rehace su propuesta antes. Es algo que está estudiando.

En una conferencia, Doyle explicó que la compañía no se oponía a la venta "pero sí a un robo".

Ante cualquier eventualidad, Potash anunció la puesta en marcha de un plan para impedir que cualquier accionista se haga con más de un 20% de las acciones sin hacer una oferta al resto. Con ello, tratan de asegurar que el consejo vaya a tener tiempo de valorar alternativas que se les puedan presentar en un momento en el que el sector está viviendo una importante ola de consolidación liderada por las compañías mineras que quieren ganar terreno en el terreno de la agricultura.

Los ejecutivos de Potash, que recientemente han mejorado las perspectivas para su cierre de ejercicio tras duplicar sus beneficios trimestrales, están convencidos de que la demanda de alimentos se va a incrementar y que su empresa, que tiene como siguiente rival al sector ruso (ahora también en consolidación), está en una posición única para beneficiarse de ello.

De hecho, la industria de los fertilizantes, en general, está recuperándose rápidamente de una relativa burbuja vivida hace dos años cuando los futuros sobre alimentos se dispararon.

En cierta medida ha sido la crisis desatada entre los productores de trigo en Rusia pero también en China y la propia Canadá y , por la sequía y las lluvias, que están ayudando a dar alas a esta industria durante la actual recuperación en los precios.

Movimiento en la minería

Desde el año pasado BHP Billiton empezó a mostrar un fuerte interés por crecer en el sector de las potasas, un sector controlado por Canadá y los productores de Rusia y su área de influencia, pues es donde se encuentran la mayor parte de los depósitos. A principios de este año, la australiana compró Athabasca Potash otra empresa canadiense por 320 millones de dólares.

Las intenciones de BHP en el sector de los fertilizantes no son únicas. En las últimas semanas se está produciendo un movimiento de consolidación muy relevante en Rusia. La semana pasada PhosAgro, el segundo productor de fertilizante de fosfatos, anunció conversaciones para fusionarse con la productora de potasas Silvinit y los analistas creen que éste solo es uno de los movimientos que culminarán con una concentración en el país.

En cualquier caso, dado el interés de BHP por Potash of Saskatchewan, la mayoría de las empresas fertilizantes como Mosaic, K+S o Yara registren alzas en la Bolsa.