Indicador Zew

La confianza económica de los inversores alemanes cae en agosto a su nivel más bajo en 16 meses

El indicador de confianza económica de Alemania elaborado por el instituto de investigaciones económicas ZEW registró en agosto una caída de 7,2 puntos, hasta situarse en los 14 enteros, lo que sitúa el dato por debajo de su media histórica de 27,3 puntos y representa la peor lectura desde abril de 2009.

"El descenso registrado en la confianza económica apunta la escasa probabilidad de que continúe el enorme crecimiento observado en el segundo trimestre, ya que el debilitamiento del crecimiento en la eurozona o EEUU supone un riesgo por la dependencia de Alemania de las exportaciones", explicó el presidente del ZEW, Wolfgang Franz.

No obstante, la valoración de la situación actual en Alemania mejoró considerablemente, hasta 44,3 puntos desde 29,7 enteros. En el caso de la zona euro las expectativas subieron 5,1 puntos, hasta 15,8 enteros, mientras que la valoración de la situación actual en la zona euro mejoró 13,5 puntos, hasta -13 puntos.

El producto interior bruto alemán (PIB) creció un 2,2% en el segundo trimestre de 2010 respecto al primero. Un crecimiento de esas dimensiones "no se había dado nunca hasta ahora" desde la unificación de Alemania en 1990.

El analista de Commerzbank Ralph Solveen consideró que la caída de la confianza inversora se debió "a un temor generalizado de un debilitamiento significativo de la economía global, que no podría dejar Alemania indemne".

El ritmo de crecimiento de la economía alemana ha sido tan fuerte recientemente que las tasas de crecimiento sólo pueden caer, según Solveen.

Añadió que la caída de la confianza inversora en Alemania refleja las dudas y temores actuales en los mercados financieros como el riesgo de que EE UU sufra una doble recesión, la capacidad de Asia de seguir siendo el motor de la economía mundial y la posibilidad de que se intensifique de nuevo la crisis de endeudamiento de la zona del euro.

La economista del banco Postbank Fabienne Riefer cree que "la economía alemana no pueda mantener en la segunda mitad del año la reciente dinámica de crecimiento".