A fondo

HP se prepara para desenvenenar su trono

HP se prepara para desenvenenar su trono
HP se prepara para desenvenenar su trono

La sorprendente salida de Mark Hurd, consejero delegado de HP, hace poco más de una semana por presuntos excesos de gastos y acoso sexual, supuso una gran sacudida para el gigante tecnológico estadounidense. Y quizá el retorno a algunos de sus momentos más oscuros y difíciles, como fueron la dimisión de la anterior consejera delegada, Carly Fiorina en 2005, tras perder el apoyo del consejo de administración (había mantenido una disputa anteriormente con Bill Hewlett, hijo de uno de los fundadores), así como la dimisión de la anterior presidenta, Patricia Dunn, por un caso de escuchas ilegales a periodistas y consejeros.

La primera consecuencia se ha sufrido en los mercados financieros. HP ha vivido unos días muy complicados en las Bolsas y sus acciones han llegado a caer hasta los precios mínimos de los últimos 13 meses. Desde que se oyeron los primeros rumores sobre el caso, los títulos de la compañía han bajado en torno a un 15%, que suponen unas pérdidas, en términos de capitalización bursátil, superiores a 10.000 millones de dólares (unos 7.750 millones de euros). Desde enero, las acciones de HP se dejan en torno a un 20% frente a un Dow Jones que apenas ha experimentado variación.

Muy malas noticias para los accionistas, que han empezado a protestar. The Wall Street Journal publicó el viernes que un despacho de abogados, Scott & Scott, ha presentado una demanda contra el consejo de HP de parte de varios accionistas, en la que se le acusa de haber violado algunas de sus obligaciones con respecto a la renuncia de Hurd. En definitiva, nuevas presiones para un consejo que tiene mucho trabajo por delante.

HEWLETT-PACKARD 22,70 0,27%

Para empezar, debe encontrar un nuevo consejero delegado, dado que el puesto está ocupado en estos momentos, de manera interina, por la directora financiera Cathie Lesjak. Y la lista de nombres que se barajan para el cargo no ha dejado de crecer en los últimos días. Entre ellos figuran Michael Capellas, ex consejero delegado de Compaq (que precisamente protagonizó la fusión con HP); Joseph Tucci, actual consejero delegado de EMC; el máximo responsable de Juniper, Kevin Johnson; Steve Mills, responsable del negocio de software de IBM; Ray Lane, ex director de Operaciones de Oracle; Stephen Elop, presidente de Microsoft Business Division; y hasta Phil Schiller, vicepresidente de Marketing de Apple, tal y como sugirió la revista BusinessWeek. Sin duda, para cualquiera de ellos, dirigir HP, una empresa que factura más de 120.000 millones de dólares al año, es una auténtica perita en dulce.

Claro que tampoco se descarta la promoción de un directivo del grupo. Los nombres que han sonado son los de Ann Livermore, responsable del negocio de Empresas; Vyomesh Joshi, encargado del negocio de Imagen e Impresión; y Todd Bradley, que dirige el área de Sistemas Personales. Marc Andreessen, consejero del grupo y considerado como uno de los grandes visionarios del negocio TIC en EE UU (fundó Netscape y Opsware), explicó que el nuevo consejero delegado deberá ser más joven y dinámico. Andreessen, que forma parte del comité encargado de la búsqueda del nuevo jefe, no se quiso decantar si se optará por fichajes externos o por promociones internas.

En cualquier caso, deberán darse prisa. Diversos expertos han señalado estos días que la empresa debe actuar con rapidez en la renovación de su cúpula directiva. De no ser así, la compañía corre el riesgo de perder el paso frente a sus rivales, que podrían aprovechar el vacío de poder para intentar robar algún gran contrato.

Y es que la sacudida provocada por la salida de Hurd viene en un momento de durísima competencia en el sector tecnológico. HP compite en campos como los PC, los servidores, los centros de datos, el software, y ahora la telefonía móvil con la compra de Palm. Tiene rivales de todos los colores: IBM, Cisco Systems, Fujitsu, Oracle, Acer, Dell, Apple, Nokia, Samsung, LG, Google, Motorola... una lista casi inacabable.

Duras tareas

En este marco, el nuevo consejero delegado tendrá que acelerar la integración plena de las compañías adquiridas por HP en los últimos tiempos. En los cinco años en los que Hurd ha sido máximo responsable, la compañía ha hecho 35 adquisiciones con un desembolso cercano a 25.000 millones de dólares (la mayor operación fue la compra de EDS por 13.900 millones). Y todo con el objetivo de entrar en nuevos negocios para diversificar riesgos y mantener el crecimiento.

Entre las integraciones que están en marcha figura la de 3Com, con el que HP trata de presionar a Cisco en el mundo de las redes, y la de Palm, su llave para consolidarse en el mundo del móvil, donde su presencia hasta ahora ha sido casi testimonial a través de los iPaq. HP quiere crear, entre otros dispositivos, nuevos smartphones y tablets aprovechando las patentes de Palm, entre las que figura el sistema operativo WebOS.

Lo cierto es que los inversores van a estar muy pendientes de la evolución de HP en el trimestre en curso (su cuarto trimestre fiscal). De momento, y coincidiendo con el anuncio de la salida de Hurd, la empresa elevó sus previsiones para el conjunto de su ejercicio fiscal. El grupo prevé alcanzar unos ingresos de entre 125.300 y 125.500 millones de dólares.

Aunque antes, para el próximo 19 de agosto, está prevista una call conference con analistas e inversores para tratar en profundidad las cuentas del último trimestre. Allí habrá muchas preguntas, algunas difíciles de contestar. Y es que el objetivo principal de HP debe ser recuperar la estabilidad y la confianza.