Las firmas españolas retiran 130.209 millones

La petición de liquidez al BCE por la banca toca máximos otra vez

Nuevo récord. Los bancos españoles solicitaron 130.209 millones de euros al BCE en julio ante las dificultades que encontraron para financiarse en los mercados mayoristas. Esta cifra es un 3,1% mayor a la del mes precedente.

Las entidades españolas deberán esperar un poco más antes de percibir sobre el mercado interbancario los efectos calmantes de la publicación de las pruebas de resistencia, en las que la mayoría ha obtenido unos resultados positivos. Las banca nacional tiene dificultades para acceder a la financiación mayorista a causa de la mala situación económica del país y el creciente peso de las provisiones sobre sus cuentas de resultados.

El pasado julio, los bancos y cajas domésticos solicitaron al Banco Central Europeo (BCE) 130.209 millones de euros, según datos del Banco de España divulgados el viernes. Se trata de la mayor cantidad que jamás han requerido al organismo de Fráncfort. El importe es un 3,1% mayor al de junio y representa, además, el 29% del dinero pedido por toda la banca europea. El pasado ejercicio demandaban el 12%. Una cifra en línea con su peso en el continente.

En contraste con la situación que experimentan los bancos y cajas nacionales, la demanda de fondos por parte de la banca europea al BCE menguó en su conjunto un 9,9%, hasta 447.504 millones. Esta tendencia también ha contribuido a que se dispare el peso relativo de las peticiones españolas.

Las entidades europeas deben refinanciar 1,3 billones hasta 2013

Aún así, se comienzan a percibir algunos síntomas de normalización en el mercado interbancario en las últimas semanas. "Los bancos extranjeros nos han abierto el grifo. Empiezan a prestarnos a cambio de deuda española y eso es una buena noticia", indicaba recientemente el tesorero de una caja de ahorros.

Diversificación

En su boletín mensual, publicado el pasado jueves, el BCE reseñaba que las entidades del continente deben refinanciar deuda por valor de 1,3 billones de euros de aquí a finales de 2013. En comparación, entre mediados de 2007 y el primer semestre de 2010 tuvieron que renegociar 1,9 billones.

El organismo que encabeza Jean-Claude Trichet considera el importe "gestionable" y vaticina que se producirá una oleada de emisiones en los próximos meses para atender esas necesidades. De hecho, la autoridad monetaria apunta que la dependencia de los mercados mayoristas por parte de la banca menguará conforme acaparen más depósitos de sus clientes. Además, en breve se toparán con la competencia de las emisiones de deuda soberana.