Convocatoria de huelga

El servicio de arbitraje mediará en el conflicto en los aeropuertos británicos

El Servicio de Arbitrio y Conciliación (ACAS) informó el viernes de que "facilitará" un encuentro entre BAA y el personal de tierra de los seis aeropuertos británicos dirigidos por el gestor aeroportuario, después de que el sindicato que engloba a ese colectivo convocara una huelga.

Este servicio, encargado de mediar en conflictos laborales, indicó su intención de intervenir en la disputa existente entre el sindicato Unite, que representa a los trabajadores que secundarán esta medida en los seis aeródromos de Reino Unido que gestiona BAA, propiedad del grupo español Ferrovial, y la empresa gestora. ACAS señaló que tratará de organizar una reunión entre ambas partes "tan pronto como sea posible", con vistas a encontrar una solución.

Unite indicó que mantendrá un encuentro con sus miembros este lunes para hablar del plan de huelga, con lo que dejará el fin de semana disponible para cualquier negociación. Dado que, por ley, Unite debería dar una semana de aviso antes de iniciar una medida de fuerza, la huelga podría dar comienzo a partir de la semana del 23 de agosto.

El sindicato, en representación de los trabajadores, ha informado de que sus afiliados votaron mayoritariamente a favor de convocar movilizaciones, que afectarán en fechas por determinar a los aeropuertos de Heathrow y Stansted (Londres), Southampton (sur de Inglaterra), y Edimburgo, Glasgow y Aberdeen (Escocia).

En un día de la temporada de verano, por estos seis aeropuertos pasan una media de 300.000 personas, siendo el de Heathrow (el quinto aeropuerto más transitado del mundo) el más afectado, ya que llega a operar en estas fechas más de 200.000 viajes.

El mes pasado, la compañía informó de que su beneficio operativo en el primer semestre del año se redujo en un 37,8% frente al mismo periodo de 2009, hasta los 247 millones de euros.

Sin embargo, según anunció BAA días después, el tráfico en sus seis aeropuertos británicos siguió aumentando, con Heathrow a la cabeza. El pasado mes de julio este aeropuerto registró un tránsito de 6,7 millones de pasajeros, la cifra mensual más alta de su historia.