Conflicto fronterizo

La normalidad regresa a Melilla aunque se esperan nuevos boicots marroquíes

La normalidad regresó el viernes a la ciudad autónoma de Melilla después de que el jueves dos colectivos marroquíes impidieran el paso de camiones cargados con alimentos. Ello provocó el desabastecimiento del principal mercado de la ciudad, que el viernes registró una mayor afluencia ante el temor a nuevos boicots.

Los responsables del bloqueo -el Comité para la Liberación de Ceuta y Melilla y la Coordinadora de la Sociedad Civil en el Norte de Marruecos- anunciaron que repetirán los actos de protesta desde el próximo viernes hasta el sábado de la misma semana con el objetivo de impedir, esta vez, el paso de camiones con materiales para la construcción.

La Delegación del Gobierno en Melilla celebró que la frontera de Beni-Enzar entre Melilla y Marruecos en el paso de mercancías, vehículos y peatones no registrara ninguna incidencia el viernes. El Ministerio de Asuntos Exteriores tiene "pleno convencimiento" de que los problemas surgidos en la frontera con Melilla se resolverán después de la conversación mantenida por el Rey Juan Carlos y Mohamed VI el pasado miércoles. Exteriores señaló que el hecho de que el viernes se hubiera normalizado el tránsito de mercancías supone el primer paso para reconducir la situación.

El mensaje de mano tendida del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la gestión del Rey ante Mohamed VI servirán, según Exteriores, para "encontrar una solución a cualquier malentendido que haya habido entre España y Marruecos", señalaron fuentes de Exterior, según informa Efe.

"Mucha debilidad"

En cualquier caso, el vicepresidente territorial del PP, Javier Arenas, defendió que el problema de Melilla "es serio" y acusó al Gobierno de actuar con "mucha debilidad". Desde el PSOE se niega que haya una crisis política entre España y Marruecos, país que reclama la soberanía de Ceuta y Melilla.