Estación multimedia

LG DP1W, cuando el ordenador y el televisor se entienden

Ver los contenidos del ordenador en el televisor. Sin duda que es una frase mil veces leída pero mil veces odiada. Una frase tan simple lingüísticamente hablando que suele convertirse en una tediosa tarea informática. Para solucionarlo LG ha creado esta estación multimedia que además decora gracias a su diseño de rabiosa actualidad. De armónico diseño los pocos botones táctiles que incluye están totalmente integrados en su estructura. No sufras no tendrás que levantarte del sofá.

LG DP1W
LG DP1W

Estéticamente pretende dejar olvidados en el pasado a los discos duros y demás objetos informáticos con los que nos las hemos ingeniado para llevar los contenidos del ordenador al televisor. Futurista, cuidado y muy delgado, solo 26 milímetros, es ideal para colocarlo al lado del televisor.

Mejor con WiFi

Las maneras de conectarlo con el ordenador son varias. La más cómoda es recurrir al WiFi. Nos olvidaremos de los cables y todo irá como la seda. Equipado con la versión "n" de WiFi, es capaz de recibir información a 100 MBps. Si eres un clásico en esto de la tecnología hay dos puertos USB esperándote. El nexo de unión entre el equipo y el televisor será la conexión HDMI en su versión 1.3 con la que garantizar la calidad en las reproducciones de los ficheros multimedia. Para los más técnicos comentar que puede llegar a ofrecer imágenes Full HD 1080 (1920 x 1080p), siempre que el contenido original esté grabado con esa calidad.

Preparado para todo

La lista de ficheros que podemos reproducir es sencillamente inacabable, encontrando desde los típicos ficheros de fotos y música con el MP3 a la cabeza, pasando por los Matroska, ficheros de alta resolución que encontramos en Internet con la extensión Mkv. Sin olvidar los populares DiVX, AVI o WMV. Incluso desde la pantalla del televisor podemos acceder directamente a YouTube, Picasa o Accuweather (servicio de información meteorológica en tiempo real), ya que viene preparado para hacerlo a golpe de mando a distancia. Para emitir sonido dispone de un puerto óptico (S/EDIF) que soporta salida digital de sonido. Un detalle que le permite tener a su alcance sonido con Dolby 5.1 y soporte DTS. Todo un compendio de medios para un equipo que cuesta 129 euros y que es capaz como pocos de poner en armonía a nuestro avanzado televisor con el ordenador de casa.