Tributación

Los técnicos de Hacienda tiran con bala contra los autónomos

Acusan a los pequeños empresarios de "falsear sus ingresos"

La última estadística del IRPF publicada por la Agencia Tributaria muestra que los autónomos y pequeños empresarios declararon un 10,6% menos de beneficios en la campaña de la renta de 2008, año en que la economía española aún obtuvo tasas de crecimiento positivas. Una circunstancia que sirvió ayer al Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) para acusar a través de un comunicado a "los pequeños empresarios de falsear sus ingresos". Con todo, debe advertirse que en 2008 la economía creció un 0,9% y no un 3,4% como indican los técnicos de Hacienda en su nota.

En cualquier caso, Gestha centra sus recriminaciones en los autónomos que tributan en el IRPF a través del método de estimación directa, que implica que la base imponible se calcula restando los ingresos de los gastos. Según los técnicos de Hacienda, el millón y medio de contribuyentes que aplican este sistema tienen más facilidad para defraudar al fisco, bien engrosando sus gastos, bien escondiendo parte de sus beneficios.

En cambio, los autónomos que tributan por módulos sí que incrementaron su rendimiento neto un 0,48%. Los llamados moduleros -que suman 647.000 contribuyentes- pagan el IRPF en función de variables como el número de empleados, las dimensiones de su local o el consumo de electricidad, entre otras variables. Así, tributan lo mismo tanto si obtienen beneficios como pérdidas.

Siempre según la opinión de Gestha, el hecho de que el IRPF de 2008 se declarase en junio de 2009, cuando la virulencia la crisis alcanzó cotas máximas, llevó a los autónomos y empresarios a "ocultar sus beneficios para sortear la falta de liquidez y la caída de las ventas, opción imposible para los trabajadores cuyos ingresos están muy controlados". No es la primera vez, y seguro que tampoco será la última, que los técnicos de Hacienda ponen la etiqueta de defraudadores fiscales a los autónomos. Aunque llama la atención la rotundidad del comunicado de ayer.

Por otro lado, también resaltan los rendimientos tan bajos que declaran los autónomos. Según la Agencia Tributaria, seis de cada diez pequeños empresarios asegura a Hacienda que gana igual o menos que un mileurista. Una situación que no hace sino reafirmar a los técnicos en su cruzada contra los trabajadores por cuenta propia.

Un asalariado, de media, declara un rendimiento neto anual de 19.288 euros, mientras que los autónomos presentan de promedio ante Hacienda unos beneficios de 12.088 euros. Una brecha que, además, no ha cesado de crecer en los últimos años. La mayor diferencia se produce en Madrid, donde alcanza los 14.128 euros, mientras que la media se sitúa en 7.600 euros. Ello es así porque Madrid es, con diferencia, la comunidad con un salario medio mayor.

Los autónomos se defienden

Las asociaciones de autónomos se rebelan contra la idea, cada vez más extendida, de que los trabajadores por cuenta propia defraudan con cierta regularidad a Hacienda. Alegan que en 2008, a pesar del incremento del PIB, sus beneficios cayeron. De hecho, ese mismo año, la recaudación por el impuesto sobre sociedades descendió un 39%. Y recuerdan que son un colectivo olvidado por el Estado del Bienestar, ya que cuentan con menos prestaciones y protección social que los asalariados.

Con todo, resulta chocante que la mayoría de autónomos declare ganar lo mismo o menos que un mileurista. Una circunstancia que no puede explicarse por la crisis económica, ya que en los años anteriores al desplome de la economía española, los rendimientos medios netos de los autónomos también rondaban los 1.000 euros mensuales.