En el segundo trimestre

Thomas Cook registra unas pérdidas antes de impuestos de 141 millones

Thomas Cook ha registrado unas pérdidas antes de impuestos de 116,6 millones de libras esterlinas (141 millones de euros) en el segundo trimestre del año, resultado que justificó por el impacto de las cenizas volcánicas, que cifró en 82 millones de libras (99,6 millones de euros), por encima de lo que había pronosticado.

El touroperador británico, que publicó hoy sus resultados provisionales, resaltó que estas cifras contrastan con el beneficio que obtuvo en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando ganó 2,9 millones de libras esterlinas (3,5 millones de euros).

En esta línea, la compañía apuntó que excluidas las pérdidas por la ''crisis volcánica'', los beneficios en el tercer trimestre aumentaron un 10% y destacó que el flujo de caja operativo sigue siendo "excelente".

A 30 de junio, en los nueve meses de su ejercicio fiscal, asciende a 157 millones de libras esterlinas (190 millones de euros), frente a los 195 millones de libras (236 millones de libras) de un año antes. La deuda neta se situó en los 789 millones de libras (955 millones de euros), un 17% menos.

El consejero delegado de Thomas Cook, Manny Fontela-Novoa, apuntó que este año será "un reto" dado el entorno económico incierto, a lo que se suma el buen clima del verano y el Mundial, que han contribuido a que los turistas opten por permanecer en Reino Unido y por tanto, a que bajen las reservas. No obstante, confió en que en que esta situación mejore conforme se recupere la libra.

"El recorte de la capacidad y tener un modelo de negocio flexible han demostrado nuestra capacidad de recuperación frente a unas condiciones de mercado difíciles", concluyó.