Seguirán con el conflicto

Las azafatas de British amenazan con entorpecer la fusión con Iberia

Unite, el sindicato que representa a la tripulación de cabina de British Airways, se muestra firme: la huelga que lleva a cabo desde hace meses por el cambio en sus condiciones de trabajo puede llegar a perjudicar a Iberia si el conflicto sigue adelante. Mantendrán los paros "si fuera necesario".

Las azafatas de British amenazan con entorpecer la fusión con Iberia
Las azafatas de British amenazan con entorpecer la fusión con Iberia

British Airways (BA), la aerolínea que está en pleno proceso de fusión con Iberia, cumplirá en octubre un año de guerra abierta con su tripulación de cabina de pasajeros (TCP). El cambio en sus condiciones de trabajo, incluido en el drástico plan de reducción de costes de su consejero delegado, Willie Walsh, ha provocado 22 días de huelga desde enero y ha supuesto para BA una pérdida de dinero, pasajeros y prestigio.

En plena negociación para evitar nuevos paros, y consciente de que la presión para British comienza a ser insostenible, el sindicato Unite asegura ahora que continuará sus huelgas tras la fusión "si es necesario". Unite representa a 11.000 trabajadores de los 13.400 que componen el personal de cabina de BA. "Si el conflicto continúa, Iberia podría encontrarse con que se ha aliado con un socio mucho más débil y problemático del que era cuando comenzó el proceso de fusión. Incluso si logramos que el conflicto termine mañana, calculamos que BA tardará unos cinco años en restaurar la confianza de sus clientes", dice Olivier Richardson, delegado de Unite para Bassa, la sección del sindicato que representa a los TCP, presente en las negociaciones.

Incluso los analistas, que hasta ahora han apoyado el plan de contingencia para salvar BA, empiezan a alertar sobre el daño que podría hacer a la aerolínea el anuncio de nuevas huelgas. "La City ha avisado a British y a Unite de que su conflicto está dañando profundamente la imagen de ambas. Unite es un sindicato y se lo puede permitir. British Airways no. Estamos dispuestos a seguir adelante el tiempo que sea necesario", añade.

Unite ha puesto toda la carne en el asador para ganar la batalla en este asalto y ha enviado una carta a los accionistas pidiendo que utilicen su poder para acabar con la situación. "Querido accionista: como propietario, sabemos que estará preocupado por la situación de BA. (…) Por eso le pedimos que utilice su influencia para poner fin a esta disputa", reza la misiva.

En esa misma circular, Comisiones Obreras (CC OO), el sindicato español mayoritario entre los trabajadores de tierra en Iberia, comunica a los accionistas ingleses su preocupación y afirma que podría dañar la fusión con Iberia. "CC OO ha estado monitorizando la situación y está extremadamente preocupado con la actitud de Willie Walsh durante la negociación. El consejero delegado ha instigado un enfoque conflictivo en su disputa con la tripulación de cabina. Somos muy optimistas sobre la fusión y reportará beneficios tanto a Iberia como a British, pero tenemos nuestras dudas sobre el estilo del liderazgo de BA, particularmente en cuanto a sus trabajadores se refiere. Si se pretende exportar un patrón similar a TopCo, nos opondremos vigorosamente".

Un portavoz de Iberia consultado por este periódico afirmó que la española confía en el criterio de Walsh para gestionar el conflicto y asegura que Iberia no interferirá ni comentará la estrategia de British. Un portavoz de BA aseguró que Willie Walsh "es un ejecutivo válido que ha sido elegido para rescatar a la compañía de su complicada situación". Las mismas fuentes recuerdan que fue Walsh quien salvó a Aer Lingus cuando fue consejero delegado de la aerolínea irlandesa, en la crisis posterior a los ataques del 11 del septiembre de 2001.

La City comienza a dudar de la estrategia de Walsh

La City ha apoyado hasta ahora a Willie Walsh, consejero delegado de British Airways, en su estricto plan de reducción del gasto. Sin embargo, algunas voces comienzan a cuestionar si su estrategia es apropiada. Analistas de la industria del transporte han trasladado a CincoDías su preocupación sobre cuánto va durar la amenaza de huelga, y sobre cuánto tiempo costará restaurar las buenas relaciones entre la dirección y los tripulantes de cabina de la aerolínea.

La pérdida de confianza de los pasajeros se ha traducido durante los últimos meses en un descenso del tráfico tanto en clase premium, que reporta un 45% de sus ingresos a BA, como en turista. El tráfico de la clase premium se redujo en un 9,6% el pasado mes de junio con respecto al mismo mes de 2009, y el tráfico en turista se redujo un 11,5%.

Las últimas cifras, correspondientes al mes de julio, muestran el primer dato positivo en premium después de más de seis meses de datos negativos, pues el tráfico creció un 0,8%, pero en turista el tráfico descendió un 3,3%, según los datos aportados por la compañía. Desde el inicio de su año fiscal en abril, BA acumula una caída del 12,3% en el tráfico de pasajeros, hasta los 10,2 millones de viajeros.

La pelea ha causado a la compañía un impacto directo de 154 millones de libras (188 millones de euros). Además, las pérdidas después de impuestos de 146 millones de euros entre abril y junio de 2010, suponen un aumento de un 15% respecto a los números rojos del año anterior. BA transportó 3,2 millones de pasajeros en julio, un 0,4% menos que en el mismo mes del año pasado. Las rutas de Asia y el Pacífico fueron las de peor comportamiento.

Impacto

Las cifras de la aerolínea británica

-Menos viajeros: desde el inicio de su año fiscal en abril, BA acumula una caída del 12,3% en el tráfico de pasajeros, hasta los 10,2 millones de viajeros.

-Números rojos: el viernes de la semana pasada la aerolínea británica anunció unas pérdidas después de impuestos de 122 millones de libras (146 millones de euros) entre abril y junio de 2010, a causa de las huelgas y la crisis de las cenizas volcánicas.