Tendencia positiva

El Mundial alegra la vida a las empresas cerveceras

Supone un cambio de tendencia positivo para sus ventas

El Mundial alegra la vida a las empresas cerveceras
El Mundial alegra la vida a las empresas cerveceras

El Mundial de Fútbol de Sudáfrica no sólo fue un hecho histórico para la selección española. También para la hostelería ha sido un antes y un después. Durante cuatro semanas, pero especialmente durante los partidos de La Roja, la afluencia a sus locales se recuperó hasta alcanzar niveles que la crisis se había llevado por delante.

Pero no sólo los bares se han visto beneficiados. También sus proveedores, sobre todo los cerveceros. Los datos del sector durante los seis primeros meses del ejercicio apuntaban una caída de sus ventas en hostelería del 7%, en comparación con el ejercicio anterior. Aunque meses antes la evolución llegó a ser aún más negativa con caídas que rozaban el 10%, según señalaba entonces la patronal del sector, Cerveceros de España.

Sin embargo, los últimos partidos de España en el Mundial, que concluyó el 11 de julio, aceleraron aún más este cambio de tendencia. "El efecto mundial ha sido muy positivo para la hostelería", reconocía ayer el director general de Cerveceros de España, Jacobo Olalla.

Un efecto arrastre que, sin embargo, aún no se puede cuantificar, ya que habrá que esperar a que concluya septiembre para valorar la evolución durante los meses estivales. Ya el pasado ejercicio fue negativo para el sector que agrupa a empresas como Mahou-San Miguel, Heineken (que también es propietario de marcas como Cruzcampo o Amstel), Damm, Compañía Cervecera de Canarias o Hijos de Rivera (cuya enseña comercial es Estrella Galicia). En 2009, la caída del consumo de cervezas en bares y restaurantes se situó en el 4,6%. Por el momento, según Olalla, es pronto para valorar si el ejercicio en curso se cerrará con una evolución similar.

Al margen del Mundial de Fútbol, otra de las circunstancias que, previsiblemente, iba a marcar las ventas de cerveza durante el verano era el incremento del IVA. Dentro del sector la percepción generalizaba es que la subida no se ha repercutido para no perjudicar el consumo. De esta forma, los precios de la cerveza permanecen constantes en hostelería respecto al mes de mayo. El máximo responsable de la patronal prefiere no entrar a valorar esta cuestión para evitar problemas con la Comisión Nacional de Competencia (CNC).

De cara a los próximos meses, los productores de cervezas tendrán nuevos elementos exógenos que, previsiblemente, podrían lastrar sus resultados. Por un lado, la nueva ley del tabaco que si se cumplen los planes del Ministerio de Sanidad estará en vigor el próximo 1 de enero. El director general de Cerveceros de España se cuestionó la idoneidad de prohibir fumar en todos los espacios públicos cerrados. "En momentos de crisis, la bondad de la medida no sé si es la más adecuada", aseguró. "Si afecta a la hostelería, también afectará a la cerveza", adelantó.

Además, sobre la mesa también está una subida de los impuestos especiales que graban el alcohol. Olalla asumió que el Gobierno baraja de cara a 2011 esta medida, pero a su juicio no supondría un aumento de la recaudación fiscal, sino que perjudicaría aún más a la hostelería.

De cañas, entre dos y cuatro veces por semana

La época estival es clave para las empresas cerveceras. Más aún en tiempo de crisis. Pero si se cumplen las previsiones de su patronal, la falta de liquidez no ha cambiado las tendencias de consumo. Según una encuesta encargada por Cerveceros de España, el 64% de los españoles van de cañas entre dos y cuatro veces por semana. Este estudio, denominado Barómetro del verano, apunta que el resto del año, la afluencia a los bares se reduce a la mitad. Unos datos que se basan en la opinión de los encuestados y que no necesariamente se transformarán en consumo real.

El estudio se centra sobre todo en las tendencias de ocio de los españoles durante el verano. Así, señala que el 75% de los ciudadanos prefiere acudir a bares con terraza, mientras que el 31% se decanta antes por los chiringuitos. En cuanto a espacios cerrados, el preferido para el 53% de los españoles es el bar tradicional. La encuesta de cerveceros también apunta que el 71% de los consumidores de cerveza la acompañan de tapas. Vascos, gallegos y asturianos son los más asiduos a los bares durante los meses estivales, con porcentajes que alcanzan el 70%, el 65% y el 62%, respectivamente. Mientras, valencianos (59%), andaluces (59%) y catalanes (52%) se decantan antes por los chiringuitos de playa.

Al margen de los gustos y preferencias, el consumo en España está aún lejos de alcanzar a otros países comunitarios. No en vano, el consumo per cápita es menos de la mitad del que se alcanza en Alemania. Cada español bebe al año una media de 50 litros. Muy lejos quedan los 120 litros que consume cada ciudadano alemán y más aún los 140 litros de consumo per cápita que se alcanza en la República Checa. Unas diferencias que irán en aumento si se cumple la evolución de los últimos meses.

Las cifras

32,7 millones de hectolitros de cerveza se vendieron en España a lo largo del ejercicio correspondiente al año pasado.

67% es el consumo de cerveza que se concentra en el sector de la hostelería española.

30% de los ingresos de los bares proceden de la venta de cerveza.