El Antennagate ya se ha cobrado su primera víctima

Un directivo de Apple deja la empresa por el problema de la antena del iPhone 4

La crisis de la antena del iPhone 4 de Apple, o Antennagate como se la conoce coloquialmente, ya se ha cobrado su primera víctima. Mark Papermaster, el ejecutivo responsable del hardware de los teléfonos iPhone y los iPods de Apple, dimitió este fin de semana.

La compañía se enfrenta a un aluvión de críticas por el mal funcionamiento de la antena del nuevo teléfono, que provoca problemas de cobertura, y la pérdida de calidad que los usuarios de modelos anteriores están sufriendo tras actualizar sus aparatos con el nuevo sistema operativo.

El ejecutivo fue sustituido ya por el vicepresidente encargado del hardware de los ordenadores Macintosh, Bob Mansfield, según explicó el portavoz de Apple, Steve Dowling, quien aseguró que Mansfield ya se encargaba de ciertas funciones relativas a este puesto.

APPLE INC. 324,95 0,02%

Papermaster empezó en Apple el año pasado y su contratación supuso un enfrentamiento legal con su anterior compañía IBM. La empresa consideraba que marcharse a Apple violaba la prohibición de trabajar en la competencia.