Advierte que la actividad sigue estancada este año

España sigue creciendo en el tercer trimestre, pero podría sufrir una recaída, según BBVA

El BBVA afirma que la economía española creció un 0,2% en el segundo trimestre del año, en línea con los datos del Banco de España, y con indicadores del mes de julio asegura que ya entrado el tercer trimestre sigue en positivo, con un incremento de alrededor de una décima. Sin embargo, advierte de que "no puede descartarse una recaída transitoria de la economía durante el tercer trimestre del año".

La economía española se contraerá el 0,6% este año y crecerá el 0,7% en 2011, según BBVA Research, que advierte de que pese al crecimiento de los dos últimos trimestres la actividad sigue estancada, y aboga por acelerar las reformas estructurales para lograr una salida más rápida de la crisis.

El servicio de estudios del BBVA mantiene de esta manera sus previsiones sobre la evolución del PIB en los próximos dos años, a pesar de las últimas medidas de ajuste, que el propio Gobierno ha admitido que pueden afectar al crecimiento.

Las previsiones del BBVA siguen siendo, en cualquier caso, más pesimistas que la del Ejecutivo, que considera que la economía caerá el 0,3% este año y crecerá el 1,3% en 2011.

El informe también coincide con el del Banco de España en que la economía creció dos décimas en el segundo trimestre, un dato que, señala, aún "confirma su debilidad".

En cuanto al trimestre actual, cree que ha comenzado también creciendo, y calcula que en julio el PIB avanzó una décima, aunque advierte de que habrá que esperar a ver qué pasa en los meses de agosto y septiembre, en los que prevé una ligera desaceleración.

Asimismo, advierte de que hay más incertidumbre para esta segunda mitad del año por los efectos negativos que puedan tener la subida del IVA, el ajuste presupuestario y las tensiones de los mercados.

El informe considera adecuadas las medidas de consolidación fiscal puestas en marcha por el Gobierno para tratar de reducir el déficit público hasta situarlo por debajo del 3% del PIB en 2013, aunque no es tan optimista como el Ejecutivo con los resultados para este año y el que viene.

Así, calcula que este año el saldo negativo de las cuentas públicas acabará en el 9,6% del PIB (frente al 9,3% del Gobierno), y en 2011 cerrará en el 6,6% (superior al 6% del Ejecutivo).

En cualquier caso, señala que las perspectivas a medio plazo son mejores de las que se preveían hace un par de meses.

A este respecto, indica que con las últimas medidas adoptadas por el Gobierno y con la remisión que se espera de las tensiones financieras lo normal es que la economía retome la senda de crecimiento y que sea capaz de generar empleo a partir de 2011.

Además, sostiene que a partir de ahora mejorará la confianza y la prima de riesgo, si bien alerta de que la incertidumbre en los mercados financieros, principalmente en el interbancario y en los de emisión de deuda privada, es todavía alta y su impacto en la actividad es todavía incierto.

Subir los impuestos indirectos y bajar los directos

El BBVA Research cree que el sistema fiscal español sería más eficiente si se incrementasen los impuestos indirectos y se bajasen los directos, especialmente el de sociedades, así como las cotizaciones que pagan las empresas.

En el último número de su publicación "Situación España", el BBVA estima que una reducción permanente de 3,5 puntos del tipo efectivo de las cotizaciones sociales compensada con un aumento de dos puntos en la imposición sobre el consumo permitiría aumentar el empleo a tiempo completo en un año un 1,4%, y haría subir el PIB seis décimas.

Considera que en momentos de incertidumbre como el actual las medidas a tomar tienen que ser neutrales, y si se pretende que la economía reduzca sus necesidades de financiación, fomentar el ahorro o cambiar el modelo productivo, la subida de impuestos como el IVA es una de las actuaciones más eficientes y efectivas que puede tomarse.

Para el BBVA Research la subida del IVA es eficiente porque no distorsiona a corto plazo las decisiones de oferta de trabajo, y es efectiva en términos de recaudación.

El informe propone combinarla con una reducción de impuestos directos, y en concreto aboga por bajar el de sociedades, que es uno de los más elevados de Europa, al menos antes de deducciones. Además cree que debería ser más reducida porque "al final la imposición sobre el capital no es sino una imposición repetida sobre el consumo futuro de los hogares".

Junto a esta bajada, el BBVA Research aconseja una reducción de las cotizaciones sociales, que también son de las más elevadas de la zona del euro, porque considera que en estos momentos en los que la creación de empleo debe ser una de las máximas prioridades hay que poner en marcha políticas que faciliten la contratación.

El recorte de oficinas y personal en la banca es "insuficiente"

Los procedimientos de reestructuración de la banca española conllevarán una reducción del 3% de la plantilla y del 5% en el número de sucursales, "un nivel de consolidación que se muestra todavía insuficiente", según el servicio de estudios del BBVA.

En su último informe, el segundo banco español destaca que los procesos de fusión "suponen un paso en la dirección correcta" y se han visto favorecidos además por las pruebas de solvencia publicadas el pasado 23 de julio.

En cualquier caso, avisa que la reestructuración del sector financiero deberá seguir avanzando con la garantía de que las entidades sean viables a largo plazo y se facilite "un terreno de juego neutral" en el que puedan competir en igualdad de condiciones.

Para el BBVA, las pruebas de solvencia han marcado "un punto de inflexión en la valoración del mercado sobre el conjunto del sistema, ya que su acogida ha sido muy positiva".

De hecho, han revelado unas necesidades de capitalización para los cinco grupos de cajas que los suspendieron que "resultan perfectamente asumibles por la economía española".

En concreto, revelaron la necesidad de ayudas por valor de 16.200 millones de euros, el 1,5% del PIB español, de los que 14.600 millones han sido proporcionados ya por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y los Fondos de Garantía de Depósitos, que se nutren de aportaciones privadas.

"Los test de estrés han demostrado que los problemas de solvencia del sector financiero español están acotados y, aún más importante, que existen mecanismos para hacer frente a los problemas de las entidades que han revelado mayor vulnerabilidad", destaca el BBVA.

La reforma laboral no es suficiente para resolver los problemas de empleo

La reforma laboral podría no ser suficiente para resolver los problemas que afectan al mercado de trabajo, como la alta temporalidad o las rigideces de la negociación colectiva, de acuerdo con BBVA Research, que sin embargo considera que los cambios aprobados son "un paso en la dirección correcta".

El servicio de estudios del grupo BBVA señala en su informe trimestral que la resolución rápida y eficiente de todas las disfunciones del mercado laboral requiere de nuevos avances que todavía pueden producirse en el trámite parlamentario del proyecto de ley, que aún tiene que pasar por el Senado la última semana de agosto.

No obstante, la entidad cree que la mayoría de las enmiendas presentadas "no alterarán drásticamente" el resultado.

El informe dice además que es necesario "un ejercicio de pedagogía intenso" para explicar a los ciudadanos de forma "clara y sencilla" las ventajas y el alcance de los cambios, así como un seguimiento continuo de la norma que permita corregir a lo largo del tiempo las disfunciones que se detecten.