Obtuvo un beneficio atribuido de 2.431 millones de libras

Barclays gana un 29% más pese a su riesgo inmobiliario en España

El banco británico Barclays, una de las escasas entidades de Reino Unido que no necesitó ayudas públicas para sortear la crisis, obtuvo un beneficio atribuido de 2.431 millones de libras (2.927 millones de euros) en los seis primeros meses del año, lo que supone una mejora del 29% respecto al mismo periodo de 2009.

Pese a este crecimiento, uno de los más altos alcanzados por la banca europea en el semestre, Barclays registró un significativo impacto negativo en sus cuentas consecuencia de las provisiones que ha tenido que realizar por su exposición al sector inmobiliario y de la construcción en España.

En conjunto, de hecho, las dotaciones por impagos sumaron 3.080 millones de libras (3.708 millones de euros), un 32% menos que hace un año. Pero, pese a que en el semestre se ha detectado una significativa mejoría en su división de banca de inversión, Barclays Capital, este positivo comportamiento fue contrarrestado por el aumento en la morosidad registrada en su filial española de banca para empresas.

Sus gastos operativos aumentaron un 21% hasta junio, como consecuencia de las inversiones que ha desarrollado el banco en Barclays Capital y Barclays Wealth, por los mayores costes regulatorios, el impacto negativo del cambio de divisas y los ajustes de reestructuración asumidos en Barclays Corporate.

Barclays aprovechó la presentación de resultados para informar de la distribución entre sus accionistas el próximo 10 de septiembre de un segundo dividendo trimestral de 1 penique. Así, la retribución para los accionistas de la entidad se eleva a 2 peniques en los seis primeros meses del año, tras no recibir compensación alguna en el mismo periodo de 2009.

Satisfechos con los resultados

El consejero delegado de Barclays, John Varley, como el director financiero del grupo, Chris Lucas, se mostraron ayer satisfechos con los resultados obtenidos por Barclays en el semestre. Sobre todo, tras conseguirse en un entorno "de crecimiento lento en la mayoría de economías y mercados" en los que opera, destacó Varley. España es, precisamente, el principal país en los que opera en Europa fuera de Reino Unido. El ejecutivo también destacó las ganancias para los accionistas, que han mejorado un 9,8%, y se comprometió a seguir aumentando esos márgenes para los inversores.