Se retrasaron meses en el cambio de contrato

El TDC de Madrid archiva la denuncia de varios Burger King contra dos eléctricas

Exfran, integrada por 14 franquiciados de Burger King de Madrid, denuncio a principios de año a Hidrocantábrico y Fenosa por los retrasos en el cambio de suministro eléctrico. El Tribunal de la Competencia de Madrid ha archivado el caso, que no fue aislado. Unos 200 franquiciados de la cadena denunciaron los mismos hechos.

El TDC de Madrid archiva la denuncia de varios Burger King contra dos eléctricas
El TDC de Madrid archiva la denuncia de varios Burger King contra dos eléctricas

El Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) de la Comunidad de Madrid ha archivado la denuncia que a principios de este año presentó Exfran, una asociación de franquiciados de Burger King, contra Unión Fenosa Distribución e Hidrocantábrico Energía por las irregularidades en el proceso de cambio de contrato de suministro de electricidad, que esa sociedad solicitó hace un año.

En una sentencia publicada el 22 de julio, el TDC madrileño justifica el archivo de las actuaciones judiciales "por considerar que no hay indicios de infracción" contra la Ley de Defensa de la Competencia.

Exfran firmó un contrato eléctrico en abril de 2009 con Hidrocantábrico para que su comercializadora suministrara la electricidad a 14 restaurantes, de los cuales, ocho tenían contrato con la distribuidora de Fenosa. Entre mayo y junio se admitió el acceso a la red de 12 de los 14 suministros, pero se denegó el acceso a otros dos.

La afectada presentó una denuncia ante la Comisión Nacional de la Competencia Energía (CNC), que dio traslado de la misma al regulador energético (CNE). En el caso de Exfran, el TDC de Madrid desestimó la aplicación de cautelares que había solicitado, y, finalmente, ha archivado el caso porque se debió "a eventuales errores de gestión en la tramitación del cambio de suministrador", por tratarse de una materia "ajena a la defensa de la competencia".

Sin perjuicio, añade la resolución, "de las reclamaciones que por incumplimiento contractual puedan entablarse ente los órganos correspondientes".

Exfran denunció a las dos empresas eléctricas: a Hidrocantábrico "por haber cometido una dejación de sus funciones al no tramitar el cambio de compañía comercializadora" y a Unión Fenosa (integrada ya en el grupo Gas Natural) "por no tramitar" dicho cambio.

El tribunal ha aceptado, finalmente, las alegaciones de estas eléctricas, que justificaron el retraso por errores en la tramitación de los que fueron ajenas, pues el cliente aportó mal ciertos datos de identificación.

El caso de Exfran no estaba aislado. En noviembre del año pasado, tal como adelantó CincoDías, unos 200 franquiciados de Burger King en toda España presentaron una queja ante la Oficina de Cambio de Suministrador de la CNE por las trabas de las grandes distribuidoras eléctricas de cada zona, que provocaron que a finales del año pasado, cinco meses después, más de la mitad de esos clientes pudieran cambiar sus contratos, cuando la norma exige que el plazo no supere un mes.

El coste en la factura de la luz calculado por cada restaurante se situó entre 500 y 800 millones de euros.

El difícil cambio de suministrador

Los problemas en el cambio de suministrador es el pan de cada día de muchas pequeñas empresas. Especialmente, el año pasado, cuando más de medio millón (las que tienen una potencia contratada de más de 10 kW de potencia) se quedaron, por ley, sin suministro a tarifa. El cambio normativo, que entró en vigor en julio del año pasado, daba un periodo transitorio, primero de seis meses, que después se amplió un año, para que los afectados buscaran un comercializador en el mercado libre.

Es lo que hicieron los 200 franquiciados de Burger King asociados en la ANFBK para evitar, en el caso de agotar ese periodo, que se les aplicara una tarifa con fuertes recargos mensuales. Los miembros de esta asociación lograron un acuerdo con Hidrocantábrico para recibir el suministro, que cinco meses después, no habían logrado contratar por las trabas impuestas por las distribuidoras de las zonas (Endesa, Iberdrola, Eon España y Unión Fenosa).

Tras las quejas ante la CNE, llegaron las denuncias ante distintos organismos.