Energía nuclear

Industria autoriza a Vandellós a funcionar otros 10 años

El Ministerio de Industria ha prorrogado por otros 10 años la autorización a Endesa e Iberdrola para la explotación de la central nuclear Vandellós II (Tarragona), tras el visto bueno emitido por el Consejo de Seguridad Nuclear. La autorización, que entró en vigor el pasado 26 de julio, se extenderá hasta el mismo mes de 2020.

Tal como establece la normativa, con un mínimo de tres años de antelación a su expiración, los titulares de la central podrán solicitar al ministerio una nueva autorización de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente, según la orden publicada ayer en el BOE.

La autorización podrá dejarse sin efecto en cualquier momento si se comprobase el incumplimiento de los límites y condiciones fijadas, la existencia de inexactitudes en los datos aportados y discrepancias fundamentales con los criterios en que se basa su concesión, así como la existencia de factores desfavorables desde el punto de vista de seguridad nuclear y de protección radiológica que no se conozcan en la actualidad.

Los propietarios de la central (Endesa, con un 72% e Iberdrola, con el 28%) deberán suscribir una póliza con una aseguradora autorizada para contar con una cobertura de riesgo nuclear, y durante los 10 años de vigencia de la autorización deberán llevar a cabo programas de mejora de la seguridad de la central identificados en la revisión periódica.

Si en este plazo los titulares decidiesen el cese de explotación de la central, deberán comunicarlo al ministerio y al Consejo de Seguridad Nuclear con al menos un año de antelación a la fecha prevista, salvo que tal cese se deba a causas imprevistas o a resolución de Industria. En este supuesto, los titulares deberán justificar la seguridad y protección radiológica de la instalación desde el cese de la explotación hasta la concesión de la autorización de desmantelamiento.

Después de almaraz

Este año el Gobierno autorizó también la explotación de Almaraz por 10 años y en 2011 le tocará el turno Ascó. Así, y salvo el caso de Garoña, cuyo cierre en 2013 fue sentenciado el año pasado, todo el parque nuclear seguirá funcionando hasta la década de los veinte.