Con el Estado

Feijóo y Camps insisten en pedir el aplazamiento del pago de la deuda

Los presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, y valenciano, Francisco Camps, insistieron hoy en la necesidad de aplazar y buscar una fórmula consensuada para el pago de los anticipos a cuenta recibidos del Estado.

El president de la Generalitat recorrió hoy un tramo del Camino de Santiago, con motivo del día de Valencia en el Xacobeo 2010, acompañado del jefe del Ejecutivo gallego y del vicepresidente de su Gobierno, Juan Cotino, y el consejero de Infraestructuras, Mario Flores.

En una breve intervención en el Pazo de Raxoi, Camps apostó por "exigir a todos aquellos que tienen que tomar decisiones y que tienen directa relación con nosotros, que las tomen, pactadas con los Gobiernos autonómicos, que son tan españoles como el propio" Ejecutivo nacional.

Los Gobiernos autonómicos, dijo, "estamos comprometidos" en mantener la calidad en la prestación de los servicios, por lo que reiteró ante Feijóo que ambos comparten la petición al Gobierno central de que se pacte la devolución "en el medio y largo plazo" de los anticipos que reclama el Estado "de manera inmediata".

Se trata de que "todos podamos seguir manteniendo el nivel de compromiso con nuestros conciudadanos, los valencianos y los gallegos, en la atención a sus necesidades más directas".

También el presidente de la Xunta hizo alusión a este asunto, al destacar la "alta prudencia que en este momento" han de tener los presidentes autonómicos para "garantizar, asegurar y proteger la calidad de los servicios públicos".

Por ello, pidió "la misma prudencia" al Gobierno central, para que "no se deje llevar por planteamientos absurdos, que nos llevan simplemente a no contar la realidad a los ciudadanos y a no poder atender los parámetros de calidad" de los servicios, "o a renunciar al crecimiento económico a través de una bajada de las inversiones".

Además, apostó por contar a valencianos y gallegos "de forma simultánea" estos "problemas compartidos", para, "entre todos, buscar un camino de prudencia, de responsabilidad, que garantice los servicios públicos y que intente disminuir el desmoronamiento que está sufriendo" la economía española y las arcas de las haciendas autonómicas.

Finalmente, dijo admirar al pueblo valenciano, "que ha mejorado su nivel de renta en los últimos años como nunca había hecho" y es uno de los que más ha crecido, señaló.

Durante su intervención, Núñez Feijóo también aludió a que el Camino de Santiago es el "gran promotor de la unidad de España", así como uno de los orígenes de la unidad europea, mientras señaló que en sus tramos "van formándose simultáneamente dos identidades, que habrían de convertirse en la moderna Europa y la moderna España".

Ambas identidades, manifestó, "tienen rasgos que hoy siguen vigentes en el europeísmo y el patriotismo constitucional que los españoles compartimos".

Durante su intervención, además, el presidente valenciano destacó, "como un español y un católico más", su satisfacción por haber hecho un tramo del Camino. Ya en la catedral, en su invocación al Apóstol Santiago, pidió "por todos los españoles, por los que sufren, por los que no encuentran trabajo" y por que sea un éxito la visita del Papa a España, además de pedir por la familia Real y por "los santos que protegen nuestra tierra".

Finalmente, pidió del Apóstol "que los nietos de mis hijos sigan abrazando la fe cristiana, igual que yo abracé la fe de mis mayores".

El presidente valenciano tuvo esta mañana la oportunidad de saludar a numerosos grupos de peregrinos de su Comunidad, que al comenzar su peregrinación, en el Monte do Gozo, le gritaron: "Ese Camps, cómo mola, se merece una ola".