Alain Flipo - Director general de Midas España

"Los concesionarios oficiales cobran cara la mano de obra"

Comenzó su carrera en 1995 en Sodexho. Tres años después pasaría a General Mills, para la que desarrolló la marca Haagen Dasz en varios países. Entra en Midas en 2007.

El directivo francés, de 39 años, se muestra optimista acerca de la evolución del negocio de Midas en España, sobre todo gracias a la normativa europea, que ha liberalizado la posventa.

El negocio de la reparación es de los que se ha visto favorecido por la crisis, ¿no?

Nosotros vamos bien, este año prevemos crecer y encaramos el futuro con bastante optimismo.

¿Crecer cuánto?

Midas España es el segundo mercado en Europa detrás del francés y por delante de Italia. El volumen de negocio en 2009 de la compañía ascendió a 296,3 millones de euros con 632 centros. En España tenemos 155 centros, 21 de ellos son propios. No nos conformamos. Vamos a crecer en España. Uno de mis desafíos es doblar el número de puntos en un plazo de diez años. Vamos a reclutar más franquiciados. En el último año, el número de peticiones que Midas ha recibido para formar parte de la cadena como franquiciados asciende a 600 contactos.

¿Qué le piden a alguien que quiere ser franquiciado de Midas?

El primer requisito es tener una implicación total, al igual que en cualquier otro negocio. No nos importa que no provenga del sector, aunque sea un plus, dado que nosotros aportamos la formación necesaria. Nuestros franquiciados suelen ser antiguos empleados, gente que quiere darle otra orientación a su vida y talleres independientes que se dan cuenta de que el futuro pasa por tener el respaldo de una marca. Después hay un canon de entrada de 20.000 euros para un contrato de diez años, un 5% de royalties por el uso de la marca y el servicio y el 5% de publicidad, que se pone en un fondo.

¿Cómo se decide que un centro va a ser propio o franquiciado?

En realidad, el negocio de Midas es franquiciado. Actualmente, nuestros centros se reparten entre Madrid, Barcelona, Málaga y Valencia. Estos establecimientos además nos sirven como centros de formación para los franquiciados. Y éste es un aspecto sumamente importante, dado que vamos a abrir muchos centros próximamente, con lo cual se incrementarán nuestras necesidades de formación. Estos centros también nos permiten testar los nuevos productos.

Acaban de lanzar una nueva campaña que pretende captar las revisiones que hasta ahora llevaban a cabo los concesionarios oficiales. ¿Cuánto negocio esperan captar con ella?

Actualmente, Midas controla en España una cuota de mercado del 1%. Lo que prevemos con este programa es atraer a muchos coches con edades comprendidas entre cero y seis años. Esta franja supone el 30% de nuestro parque actual, y en la actualidad la edad media de los coches que revisa Midas está en 7,5 años. Si todo sale como prevemos, más que duplicaremos nuestra presencia en este negocio. De hecho, desde que hemos lanzado la campaña, más del 60% de los coches que hemos captado tienen hasta seis años.

¿A cuánto puede ascender el ahorro por llevar el coche a Midas y no al concesionario oficial?

Recientemente llevamos a cabo un estudio con 12 marcas y 430 modelos que reveló que el ahorro puede alcanzar el 40%.

¿Y qué es lo que permite a su empresa ofrecer estos ahorros?

Bueno, el precio final se forma a partir de varios conceptos, y lo que nosotros detectamos es que el factor determinante es la diferencia en el coste de la mano de obra. Si ellos son más caros, es a ellos a los que hay que preguntar por qué...

¿Existe mucha diferencia del trabajo en España con respecto a Francia, su país de origen?

No, en líneas generales no se nota excesiva diferencia, la verdad. Llevo tres años aquí y, eso sí, puedo decir que las cosas funcionan de forma más rápida en España, hay muchos debates al principio, por ejemplo cuando estamos antes de un lanzamiento. Sin embargo, una vez se pone todo en marcha, todo va mucho más rápido. Aquí somos muy ágiles a la hora de desarrollar programas y proyectos.

La clave, el nuevo reglamento comunitario

Los talleres independientes celebraron la entrada en vigor en junio del nuevo reglamento comunitario que liberalizaba por completo el sector de la posventa, lo que les permitirá, por ejemplo, llevar a cabo revisiones que mantengan la garantía de los automóviles.

Según el director general de Midas en España, Alain Flipo, este hecho "supone un refuerzo" para el negocio. La nueva normativa afectará en primer lugar al acceso a la información técnica y a las bases de datos de cualquier modelo nuevo que sale al mercado. En segundo, el reglamento obliga a los fabricantes a distribuir la piezas a todos los talleres. Además, las piezas que no sean originales estarán homologadas y podrán tener el logo de la marca siempre que tengan la misma calidad. En tercer lugar, está el tema de la garantía, que no se perderá.

Para aprovechar las ventajas del reglamento, Flipo reconoce que hará falta una considerable campaña informativa. "Realmente existe un gran desconocimiento de la normativa, la verdad". El directivo aseguró que un reciente estudio del sector apunta que a día de hoy, el 78% de los conductores desconoce la ley en materias de garantías y piensan que es necesario acudir a los concesionarios para que te sellen el libro de garantías. "Es más, incluso el 30% de los profesionales del sector de automóvil desconoce la normativa...".