Un 20% de los cultivos destruidos

Rusia suspende la exportación de cereales hasta finales de año por la sequía

Rusia, uno de los mayores productores mundiales de grano, anunció hoy la suspensión hasta finales de año de las exportaciones de cereales debido a la grave sequía que le afecta y que ha destruido ya un 20% de los cultivos.

"Considero conveniente imponer una prohibición provisional a la exportación de cereales y otros productos agrícolas", dijo el primer ministro, Vladímir Putin, durante una reunión del Ejecutivo.

Putin justificó la medida provisional por "las inusualmente altas temperaturas y la sequía" que afectan a más de una veintena de regiones, tanto en la parte europea del país como en Siberia, donde no llueve desde principios de junio.

La medida, que era esperada con inquietud desde hace días por los mercados internacionales, afecta al trigo, centeno, cebada, maíz y a la harina de trigo y de centeno, pero no al arroz.

La suspensión, que dejará sin suministro a países como Egipto, Israel, Irán, Turquía, Líbano o Siria, entrará en vigor el 15 de agosto y expirará el 31 de diciembre.

"Cómo actuaremos después de diciembre, lo decidiremos según los resultados de la campaña de recolección", señaló Putin, cuyo país exportó al año pasado 21,4 millones de toneladas de grano.

El primer ministro explicó que la suspensión de las exportaciones busca impedir un aumento de los precios en el mercado interno y, al mismo tiempo, mantener en su actual nivel el número de cabezas de ganado.

Rusia comunicará su decisión a los otros dos países que integran la Unión Aduanera, Kazajistán y Bielorrusia, y les propondrá que también suspendan sus propias exportaciones de grano.

No obstante, el presidente kazajo, Nursultán Nazarbáyev, aseguró de inmediato que la cosecha de cereales del país centroasiático sería de "nivel medio" y se mostró convencido de que, gracias a las reservas de 2009, Kazajistán exportaría grano este año.

La decisión de Putin no ha caído en saco roto y los precios de los cereales tuvieron hoy las mayores alzas en dos años, no en vano Rusia es uno de los máximos exportadores de grano del mundo.

En la bolsa europea Euronext, los contratos de futuro de trigo con entrega prevista para noviembre ascendieron hasta los 228 euros (301 dólares), un aumento del 9%.

Mientras, en el mercado de trigo de Chicago, el más grande del mundo, el bushel (medida de 27,3 kilos) de ese cereal cuesta hoy 7,7825 dólares, el máximo desde 2008.

En cuanto a los contratos futuros de trigo para diciembre, éstos aumentaron un 60 por ciento hasta 8,155 dólares el bushel.

El maíz también vio aumentado su precio en un 4,5% hasta 4,355 dólares por bushel.

En realidad, los precios comenzaron a ascender a principios de esta semana cuando el presidente de la Unión Cerealista de Rusia, Arkadi Zlochevsky, sugirió la posibilidad de que las autoridades suspendieran las exportaciones de grano.

Los analistas de mercado consideran que el precio del arroz, el cereal más consumido del planeta, también ascenderá en cuanto aumente su demanda.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) aseguró por su parte que los problemas de Rusia no deberían afectar a la seguridad alimentaria mundial.

Mientras, expertos rusos opinan que Putin podría haberse ahorrado esa medida, pero que optó por la estabilidad del mercado interno de cereales con el fin de evitar el estallido del descontento popular.

El viceministro de Agricultura, Alexandr Beliáyev, revisó recientemente a la baja las previsiones de cosecha de grano para este año, que estaría entre 70 y 75 millones de toneladas, cuando en 2009 fue de 97 millones.

Es decir, Rusia aún podría haber exportado teóricamente más de diez millones de toneladas de grano, pero también es verdad que la sequía no cede y la cosecha podría ser peor de lo esperado, comentan analistas citados por el diario digital Gazeta.ru.

Zlochevsky se opuso a la medida, al considerar que perjudicará al prestigio de Rusia como suministrador de cereales y obligará a revisar numerosos contratos.

Rusia, que declaró el estado de emergencia en más de una veintena de regiones debido a la sequía, ha perdido ya más de 10 millones de hectáreas de cultivos, más que la superficie de Portugal.

Incluso así, las autoridades rusas habían asegurado hasta ahora que este año mantendrían las exportaciones de cereales en más o menos los mismos niveles de 2009.

Por otra parte, Putin anunció que el Gobierno suministrará a las regiones más afectadas por la sequía grano de las reservas estatales acumuladas en los últimos años.

"No se trata de recaudar más dinero, sino de ayudar a los productores necesitados. Por ello, distribuiremos el grano según la solicitud de las regiones y no a través de subastas", dijo.