Modificada la 'ley Beckham'

Hacienda encarece el fichaje de Maicon por el Real Madrid

La modificación de la llamada ley Beckham, que entró en vigor este año, dificulta posibles fichajes como el de Maicon por el Madrid. El club blanco debería pagarle un sueldo bruto de 12,2 millones para que el jugador brasileño gane los siete millones netos que pide. El año pasado hubieran bastado 9,2 millones brutos para alcanzar el mismo salario neto.

Hacienda encarece el fichaje de Maicon por el Real Madrid
Hacienda encarece el fichaje de Maicon por el Real Madrid

Hacienda se está convirtiendo en el principal rival para que los clubes españoles fichen a cracks extranjeros. Hasta 2010, la ley Beckham permitía que asalariados foráneos que venían a trabajar a España tributaran en el IRPF al 24%, el tipo más bajo en el IRPF.

Sin embargo, el Congreso eliminó ese beneficio fiscal para quienes ganen más de 600.000 euros. Ello afectará a los futbolistas extranjeros que fichen este año por equipos españoles, ya que deberán tributar al 43% en lugar del 24%. Supone un duro golpe para los clubes, que suelen negociar con los jugadores el salario neto y es la entidad deportiva quien asume el coste fiscal.

Un ejemplo ilustrativo es el de Maicon, cuyo posible fichaje se está demorando por, entre otros motivos, el elevado salario que pide el lateral. Fuentes del Real Madrid no quisieron valorar cómo afecta la modificación de la ley Beckham a esta operación.

Con todo, el diario As informó el martes que Maicon rebajó sus pretensiones económicas hasta los 5,5 millones de euros, que equivalen a un sueldo bruto de 9,6 millones antes de impuestos. Si Maicon hubiera fichado el año pasado, antes de endurecerse la ley Beckham, con ese mismo salario bruto ganaría 7,1 millones de euros netos. Es decir, 1,6 millones más.

La modificación del régimen de impatriados también ha afectado y encarecido al, de momento, gran fichaje estrella del Real Madrid, José Mourinho. El técnico luso gana unos diez millones de euros netos al año, lo que implica que el club blanco le paga 17,5 millones brutos, un cifra que se reduciría hasta los 13,1 millones, si el Gobierno no hubiera modificado la normativa del IRPF. Dicho de otra forma, Mourinho le cuesta al Real Madrid 4,4 millones más debido a la modificación del régimen especial de impatriados que se incluyó en la Ley de Presupuestos.

La llamada ley Beckham entró en vigor en 2004 y fue aprobada por el Gobierno del PP. El objetivo inicial era promover la llegada de directivos, científicos y profesionales cualificados a España. Sin embargo, también benefició a deportistas de élite que ganan sueldos astronómicos y tributan en el mismo tramo de renta que un mileurista.

Izquierda Unida reclamó eliminar este régimen fiscal y, en un primer momento, el Gobierno se negó. Sin embargo, después de aprobar la rebaja fiscal de 400 euros, elevar la fiscalidad sobre el ahorro en el IRPF y subir los tipos del IVA, el Ejecutivo decidió, como medida simbólica, eliminar las ventajas del régimen de impatriados. Sólo los no residentes que vengan a trabajar y ganen menos de 600.000 euros mantienen el beneficio fiscal derivado de la ley Beckham.

Ibrahimovic aún es del Barça gracias a la fiscalidad

Si Ibrahimovic aún viste la zamarra azulgrana es gracias a la fiscalidad, ya que el astro sueco se acogió el año pasado a la ley Beckham y tributa al tipo más bajo en el IRPF. Ibrahimovic cobra nueve millones de euros al año, lo que implica que el Barça le paga unos 11,8 millones brutos. Un club de Italia, donde no existe ningún régimen fiscal especial, debería pagarle a Ibrahimovic un salario bruto de 15,7 millones para igualar lo que gana el sueco en el Barça. Y uno inglés necesitaría gastar 18 millones para que el sueco no perdiera poder adquisitivo.

Ibrahimovic, Kaká, Cristiano Ronaldo y Benzema fueron los últimos grandes fichajes que se aprovecharon de la ley Beckham y seguirán gozando los próximos cinco años de un trato fiscal ventajoso, ya que la reforma del llamado régimen especial de impatriados entró en vigor en enero y no se aplica con carácter retroactivo. Formarán parte del primer tramo de renta del IRPF al igual que aquellos que no ganan más de 17.700 euros.

Con todo, a ninguno de esos futbolistas le importa demasiado si tributa al 24% o al 43%, ya que sus agentes negocian con el club el salario neto y son los clubes quienes pueden, con menos dinero, cumplir las reclamaciones salariales de los jugadores. La normativa fiscal permitió que Madrid y Barça se ahorraran 13,8 millones de euros el año pasado. "El fútbol español, gracias a su fiscalidad, se ha convertido en el más fuerte de Europa", protestaban desde el Milan el año pasado antes de que se modificara la ley Beckham, que se llama así porque fue David Beckham el primero en beneficiarse del régimen especial de impatriados.

La eliminación parcial de dicho sistema provocó que los clubes amenazaran con ir a la huelga, aunque el amago de rebelión quedó en nada. El ex jugador madridista Raúl González apoyó la reforma, ya que no entendía por qué él debía tributar al 43%, mientras que Ronaldo pagaba el 24%.