Pequeños gigantes | Acuarela

Sonido 'indie' superviviente a todas las crisis

Acuarela es un referente en la música independiente española. Entre sus logros está lanzar "al estrellato" a grupos míticos, pero también encontrar fórmulas para seguir viviendo de este arte.

Un verano trabajando en el Registro Mercantil de Madrid bastó para que Jesús Llorente, junto con José Luis Villalobos y Víctor Lenore (todos compañeros de universidad) comprendieran que ese mundo de papeleos y burocracia, "no era el suyo". Pero los ahorros de aquel trabajo estival fueron los inicios de Acuarela, un sello independiente (indie, en inglés) que lleva 17 años "fabricando" música selecta.

Gracias a aquel proyecto, vio la luz el primer elepé de Sr. Chinarro, grupo sevillano nacido en los primeros años de los noventa y referente en la escena española del pop-rock independiente. æpermil;ste sería el primero de, hasta la fecha, los siete discos del conjunto andaluz. "Un éxito que nos trasladó de meros aficionados a profesionalizarnos en esto de sacar discos", cuenta Jesús Llorente, quien ahora está al frente de Acuarela en solitario.

"Comenzamos a recibir maquetas y lo de editar discos pasó de un simple hobby a una empresa de verdad". En sus inicios, recibieron la ayuda de Elefant Records, otro sello que por aquel entonces ya tenía cierta experiencia y colaboró en el despegue de Acuarela. Un hecho que sólo se explica por una "tremenda pasión por la música" y sin el cual "ahora mismo no existiríamos", así lo cree Llorente.

En 1997 Acuarela sufrió la primera crisis. Muchas deudas y poca profesionalidad, al final pasaron factura. "Todo era amateur. Poco sabíamos de producir discos y mucho menos de cómo gestionar una empresa. Cada proyecto estaba cogido por alfileres", explica el fundador. Jesús Llorente apostó al 100% por la compañía y, ya en solitario, decidió dedicarse de pleno a este oficio. "No quería tener jefes y buscaba reflejar mis gustos. Fue el cóctel perfecto".

Y llegó el segundo gran éxito: Migala. Con ellos, el nombre de Acuarela empezó a sonar fuera de España. "Se trató de un proyecto cuidado, lanzamos un CD con un bonito formato, muy especial en la forma, y llegamos lejos", recuerda. Emprendieron una gira por Estados Unidos y Francia gracias al apoyo de otros sellos locales. Un "grupo", ya separado, que nada tenía que ver con músicos al uso. Se trataba, como algunas veces se ha definido, de una "comuna artística".

Pero la actividad de Acuarela no se reduce sólo a la edición de discos. Desde hace algunos años también sirven de mecenas de músicos extranjeros y son la puerta de entrada para comenzar a sonar en nuestro país. "En estos momentos, Darren Hayman (ex vocalista del grupo británico Hefner) es nuestro baluarte". Acuarela, ha sido la compañía elegida para editar sus discos en España; el próximo, el 4 de octubre, también con su sello.

Acuarela es mucho más que una pequeña discográfica. Es casi un símbolo de calidad que durante años supuso una "marca" para los amantes de la música independiente. Hubo un momento en que los coleccionistas recopilaban cada disco que salía bajo este sello y se trataba, tal y como lo cuenta Llorente, como si fuera "música gourmet". No en vano, es de las pocas discográficas que aún perduran. Para más inri, explica: "No ha habido renovación ni irrupción de nuevas compañías que vengan a sustituirnos".

En directo

"Para sobrevivir hemos tenido que diversificar el negocio", así explica el creador de Acuarela el motivo fundamental por el cual la compañía pasó a contar con su propia promotora de conciertos, además de la editorial de libros. Una decisión necesaria en un momento en el que "es imprescindible estar presente en todos los ámbitos de la música".

Gracias a la promoción de directos, Acuarela sobrevive en uno de los peores momentos para la música. "Sellos como el mío siempre estamos en crisis, pero la solución pasa por aplicar el sentido común". Jesús Llorente se dio cuenta también de la necesidad de estar constantemente generando noticias sobre sus grupos. "La música independiente se basa en el háztelo tú mismo, por eso potenciamos lo que tenemos", explica. El festival Tanned Tin, organizado por ellos en Castellón, ha comenzado también a dar beneficios. Eso sí, 11 años después.

Muchos créditos pedidos y pocos otorgados. Asegura Llorente que si hoy llegara a sus manos "algo verdaderamente interesante", no tendría más remedio que "endeudarse" para sacarlo. Aunque la firma no está en búsqueda de talentos, ya que los tres empleados del sello trabajan con sus artistas de referencia.

Recientemente, otro de sus grupos estrella, Za!, ha sido galardonado con el Premio al mejor álbum en los Premios de la Música Independiente. Y en Acuarela hacen su propia recomendación musical: Ryan Driver, "algo tranquilo", dicen.

Estruendo mudo, una biblioteca básica para combatir el ruido

En 1994, Acuarela era un fanzine, Malsonando. Un ideario impreso del germen del sello discográfico. En 1998 surge como iniciativa editorial Acuarela Libros, bajo el paraguas societario de la discográfica. Formado como un negocio paralelo y diferenciado al discográfico, responde al mismo criterio del sello, independencia y audacia a la hora de editar. Una década después, uno de sus fundadores, Tomás Cobos, reconoce: "Seguimos siendo amateur; no perseguimos rentabilidad, sigue primando nuestra satisfacción personal".

Dos años después de su nacimiento, en 2000, y con un incipiente catálogo, el director de la editorial Anagrama, Jorge Herralde, afirmaba que se trataba de "una de las editoriales jóvenes con más futuro". Su estreno en el mercado, como continuación del fanzine, Apuntes del Subsuelo, editaron Panegírico, de Guy Debord.

Acuarela Libros han sido pioneros en España del uso de licencias de creative commons para sus ediciones. Autores que liberan de derechos de difusión sus textos para su uso público, como Daniel Blanchard (Crisis de palabras) o Franco Berardi, Bifo (El sabio, el mercader y el guerrero). Las cuidadas y limitadas ediciones de los volúmenes de esta editorial se han visto ahora impulsadas con el acuerdo de la librería madrileña Antonio Machado, que garantiza una mayor tirada de ejemplares de cada libro y un canal estable de distribución.

Uno de los propósitos de esta empresa editora "es eliminar intermediarios y acercarse directamente al público lector, y evitar la dependencia de la crítica oficial mediante las redes sociales", reconocen.

Entre sus hallazgos, la autobiografía de John Rotten Lydon, el que fuera cabecilla de la provocadora banda de finales de los setenta Sex Pistols, o también la biografía Mezz Mezzrow, Really the blues.

Más información: acuarelalibros.blogspot.com.