Varias firmas mejoran la cobertura de costes con tasas

El alza de comisiones y el recorte de gastos traen alivio a la banca

Tras un rosario de trimestres de deterioro del negocio típico en el sector, La Caixa, Banesto, Sabadell, BBK y Caixa Galicia han mejorado la relación entre costes y comisiones a junio. Son las primeras que sacan partido a la política de subida de tasas y control de gastos desde que comenzó la crisis.

Vista de varias sucursales de cajas de ahorros en Madrid.
Vista de varias sucursales de cajas de ahorros en Madrid.

La economía de guerra empieza dar sus frutos. Poco a poco, con discreción, comienzan a dar resultado los esfuerzos de la banca para adecuarse al complicado entorno económico actual. Y para muestra un botón. Cinco entidades han logrado mejorar en el primer semestre la ratio de cobertura de los gastos de explotación con los ingresos que logran a través de comisiones.

Durante varios trimestres, esta magnitud había registrado un llamativo deterioro a causa de la caída de ingresos derivada del parón en la concesión de crédito y del bajón en la intermediación bursátil. Muchos clientes han rechazado involucrar sus ahorros en una Bolsa aquejada de neurosis por la falta de liquidez y los posteriores temores a casos de insolvencia.

Con estas dos vías de negocio a medio gas, bancos y cajas se han visto abocados a rescribir desde cero sus libros de comisiones. Y la nueva redacción ha implicado un repunte de los cargos aplicados sobre los servicios más tradicionales. Entre estos figuran la cuota anual de las tarjetas de crédito y débito, la operativa con cajeros automáticos, las transferencias y el mantenimiento de cuenta corriente.

Pero los principales grupos financieros del país no se han limitado en tratar de enderezar sus fuentes de ingresos. Los costes han sido la otra gran palanca que han accionado. El cierre de oficinas y las reducciones de personal han estado a la orden del día en los últimos dos años. ¿El objetivo? Adecuar su excesiva capacidad operativa a un entorno económico difícil y cuya duración, además, se prevé prolongada en el tiempo.

Los esfuerzos realizados parecen dar ya sus primeros frutos. En el primer semestre del año La Caixa, Banesto, Banco Sabadell, BBK y Caixa Galicia lograron mejorar la cantidad de costes fijos que cubren a través de los ingresos por comisiones.

La entidad que cosecha una mejor marca es la presidida por Ana Patricia Botín, que al cierre del semestre lograba atender casi el 70% de sus gastos de explotación con los ingresos logrados con sus comisiones. Aún así, BBK es quien más progresos cosecha (887 puntos básicos, hasta 51,28%) en el año. Le sigue La Caixa con 359 puntos básicos, hasta 46,16%.

Deterioro de los resultados

Las fuertes provisiones que están realizando las entidades para atender el deterioro de su cartera de créditos ha provocado que el peso de las comisiones en relación con el beneficio se haya disparado en todos los grandes grupos bancarios.

El caso más llamativo es el de Caja Madrid. Los ingresos que cosecha a partir de sus tasas casi triplican su beneficio atribuido. Mientras, las comisiones recabadas por Popular, Sabadell, Pastor, Caixa Galicia, y Bancaja doblan sus respectivos beneficios.

Respiro veraniego en la subida de las tarifas

Tras meses de subidas sostenidas de las comisiones que aplican, bancos y cajas han dado un respiro veraniego a sus clientes. Todos los servicios financieros tradicionales se mantuvieron inalterados en julio, de acuerdo con los datos difundidos ayer por el portal del cliente bancario del Banco de España.

Esta página web da seguimiento a la evolución de los cargos medios que aplican las entidades por el mantenimiento de cuentas corrientes y de ahorro, la administración de recibos, los descubiertos, el ingreso de cheques, las transferencias, la concesión de préstamos al consumo e hipotecarios, las cuotas de tarjetas, así como la operativa en cajeros automáticos, la compraventa de billetes y, por último, la suscripción de deuda pública.

De todos estos epígrafes, los únicos que anotaron una revisión al alza en términos relativos fueron las comisiones por apertura de hipoteca y por subrogación. La primera pasó a representar de media del 2,70% al 2,72% del préstamo, pero el repunte se debe a la caída del importe medio financiado puesto que el cargo absoluto (590 euros) se mantiene estable. Lo mismo ocurre con el segundo concepto, que sube del 1,62% al 1,71%, pero continúa siendo el mismo en términos totales (415 euros).

A pesar de la tregua de julio, las entidades han aplicado importantes subidas a sus servicios más cotidianos en los últimos 12 meses. El caso más llamativo es el de los descubiertos, que se han encarecido un 10,8%. Donde más se sienten los repuntes de tarifas es en el dinero de plástico. La cuota anual de una tarjeta de débito ha subido un 4,5% y la de crédito otro 3,2%. Retirar efectivo con una de débito en cajeros tanto de la misma red como de otra distinta cuesta ahora un 9,7% más. Con tarjeta de crédito el incremento es del 7,5% y el 7,8%.

Bancos y cajas alegan que todas estas cifras son sólo las de los libros oficiales y que muchos clientes disfrutan sin cargo varios servicios porque domicilian su nómina con su entidad.