El 6,86% de los nuevos contratos son fijos

Corbacho: la reforma laboral no puede tener efectos inmediatos

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, afirmó hoy que el hecho de que sólo el 6,86% de los contratos que se hicieron en julio fueran indefinidos no es responsabilidad de la reforma laboral, a la que "no hay que pedir efectos inmediatos cuando todavía se está tramitando en el Senado".

En declaraciones a RNE, Corbacho opinó así tras conocerse hoy que el paro registrado en los Servicios Públicos de Empleo bajó en julio en 73.790 personas respecto al mes anterior, mes que se caracterizó por los pocos contratos indefinidos, un hecho que fue criticado por los sindicatos.

Corbacho resaltó que la excesiva temporalidad tiene que ver "con la incertidumbre e inseguridad de que ya realmente hayamos salido de la crisis y de que el empresario tenga confianza en que si aumenta la plantilla no va a tener problemas en el futuro por los vaivenes económicos".

El ministro subrayó que precisamente lo que hace la reforma laboral es lo contrario, "acotar la temporalidad y dar mayor seguridad al empresario con contratos como el de fomento de empleo, que tiene una menor indemnización en su extinción".

Corbacho señaló que el buen dato de julio no es consecuencia sólo de la temporada turística, ya que ha habido también "otros sectores positivos como la industria, los servicios sociales o el sistema sanitario". Asimismo, reconoció que "en la etapa en que ahora entramos los datos del paro ya no serán tan positivos", si bien incidió en que los últimos cuatro meses el paro ha bajado en 250.000 personas y la afiliación ha aumentado en 300.000 personas.

Además, admitió que las medidas de ajuste fiscal del Gobierno no ayudarán en los próximos meses a generar empleo como sí lo hicieron las medidas de aumento de la inversión pública el pasado año. En cualquier caso, añadió que es la economía real la que está teniendo mejor comportamiento por lo que confió en que en los próximos meses se amortigüe la destrucción "tan potente" de empleo de finales de 2008 y 2009 para entrar en una senda lenta pero de crecimiento de puestos de trabajo.

Corbacho afirmó que será cuando se salga de la crisis, "nunca antes", cuando se aborde la supresión de las políticas de protección a los parados, que ahora es "necesaria e imprescindible". Asimismo, indicó que cualquier modificación en las políticas activas y pasivas se hará en el ámbito del diálogo social con el fin de buscar el mayor consenso posible, ya que el Ejecutivo no piensa en reformas de esa naturaleza de manera unilateral.

Relativiza el impacto del turismo en la caída del paro

En una entrevista a Europa Press, Corbacho ha recordado que la caída del desempleo en el último mes ha sido "transversal" en diversas actividades, entre las que destacó la industria, por lo que confió en que la marcha de este y otros sectores haga que sea "menor" el impacto que puede tener el fin de la temporada alta turística a partir de septiembre.

"La economía se está recuperando lentamente y está teniendo unos efectos positivos sobre el empleo", ha sentenciado el titular de Trabajo del Ejecutivo, que ha añadido que esto no significa que se haya superado la crisis y que los futuros meses vayan a ser igual de positivos, aunque sí mejores que los de 2009.

Ha insistido en que se han observado mejores comportamientos en la industria, en los servicios, en el ámbito sanitario y de la educación que podrán compensar los meses en los que, tradicionalmente, la estacionalidad de la economía española hace empeorar las cifras del mercado laboral.

Ha resumido que, tras el cuarto descenso consecutivo en julio, España ha reducido el paro en 260.000 personas en los últimos meses y, en paralelo, la afiliación a la Seguridad Social ha crecido en 300.000 personas. "Son dos datos altamente positivos", ha afirmado el titular de Trabajo.

Reforma de la prestación por desempleo

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha valorado "muy positivamente" el descenso del paro en España en julio, que sitúa el total de desempleados en 3.908.578, y ha destacado que, más allá del impacto de la actividad turística en este buen dato, la economía cuenta con otras "fortalezas" que permitirán continuar con esta recuperación en los próximos meses.

Corbacho también se ha referido a la necesidad de reformar el sistema de protección social por desempleo una vez se supere la crisis. Ha planteado la posibilidad de retirar la prestación a los parados que rechacen ofertas de empleo y que no quieran seguir itinerarios formativos asesorados por los servicios públicos de empleo.

"Parece razonable abordar una reforma cuando la economía empiece a tener crecimiento y a generar empleo mes a mes, y nunca antes", ha insistido el ministro, garantizando así que no habrá debate sobre esta cuestión mientras persista la crisis. Ha insistido en que este planteamiento se contempla sólo en el caso en que una persona rechace ofertas de trabajo y formación que le garantice estar en mejores condiciones para encontrar un nuevo empleo.

Además, ha explicado que también las oficinas de empleo -tanto autonómicas como las que dependen del Estado- deberán experimentar una "profunda reforma" para convertirse en instrumentos de ayuda a parados con itinerarios personalizados y oferta formativa amplia, entre otros aspectos.