Goldman vendió el 43% de su cartera antes del desplome

Inversiones acertadas antes del desastre de BP

La plataforma petrolera de BP ardiendo en el golfo de México.
La plataforma petrolera de BP ardiendo en el golfo de México.

La plataforma petrolera de BP amenazaba con hundirse en el golfo de México, pero Goldman Sachs no se dejó arrastrar por el derrumbe que se iba a producir en Bolsa. Con una acertada elección de los tiempos, el banco norteamericano se adelantó al desastre y se deshizo de gran parte de las acciones que poseía de BP y que, tras el accidente del pozo petrolífero, perderían su valor.

A cierre de marzo de este año, Goldman Sachs Asset Management había vendido el 43,7% de sus acciones de BP, según la información remitida a la SEC. Quedaban sólo tres semanas para el derrame de crudo frente a la costa de Luisiana. Después del accidente del 20 de abril en la plataforma Deepwater Horizon, el título de la empresa petrolera ha caído un 53,8% en Bolsa. Vendiendo las acciones de BP antes del accidente, el banco se libró de una pérdida en valor bursátil de 115 millones de euros que le hubiera provocado el derrumbe.

De acuerdo con las informaciones de Bloomberg, el accidente en la plataforma no cogió por sorpresa a los directivos de la empresa petrolera: documentos internos de la compañía cuestionaban la situación de la instalación dos meses antes del derrumbe. BP comunicó en febrero al Mineral Management Service (el organismo gubernamental de energía oceánica) sus intentos de sellar las grietas en el pozo petrolífero del golfo de México. Los ingenieros de la petrolera avisaron de los graves riesgos de derrumbe de la plataforma, calificando la situación como "una auténtica pesadilla".

En todo caso, Goldman Sachs no fue el único inversor relevante que eligió el momento más oportuno para vender sus títulos, justo antes del desastre. Según informa el Daily Telegraph, el 17 de marzo el director ejecutivo de BP, Tony Hayward, vendió acciones que poseía de su misma empresa por el valor de 1,4 millones de libras (unos 1.650.000 euros). Deshaciéndose a tiempo de sus acciones, Hayward evitó la pérdida de casi un millón de euros por la devaluación del título. Otra operación bursátil realizada con un timing muy acertado. Otro gran banco estadounidense, Wachovia, se desprendió de casi toda su cartera de acciones de BP en marzo: de acuerdo con los datos de la SEC, se deshizo del 97% de sus acciones, por un total de 2,67 millones de dólares. Esto, a pesar de que en marzo de 2010 la imagen de BP era bien distinta de la que se tiene ahora. El primer trimestre de 2010 de BP fue considerado exitoso por los analistas, con unos beneficios de 4.300 millones de euros, un 135% más que en el mismo periodo de 2009.

La venta de las acciones de BP por parte de Goldman Sachs iba en contra de su misma recomendación a los inversores. Los analistas del banco recomendaban comprar acciones de la empresa petrolera y en marzo de 2010 confirmaron esta posición, porque lo consideraban un valor atractivo.

Como consecuencia de los gastos extraordinarios derivados del vertido en el golfo de México, BP perdió 15.363 millones de euros en el segundo trimestre de 2010. Tony Hayward ha sido destituido de su cargo de consejero delegado por su controvertida gestión del accidente, aunque recibirá una indemnización de 1,2 millones de euros.

De momento, no se ha hecho pública ninguna investigación oficial contra Goldman a este respecto. No sucedió así cuando la Comisión del Mercado de Valores de EE UU acusó al banco de ocultar datos a sus clientes sobre los activos financieros contaminados por las hipotecas subprime que les vendía. Goldman Sachs fue condenado a pagar 550 millones de dólares (423 millones de euros).