Petróleo

El crudo de Texas bajó el 1,87% y cerró a 77,50 dólares

El barril de crudo de Texas se depreció hoy el 1,87% y cerró a 77,50 dólares en Nueva York, lastrado en parte por una merma en la confianza de los consumidores de EE UU en la economía y a la espera de conocer los datos más recientes de reservas almacenadas la pasada semana.

Al finalizar la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en septiembre se abarataron en 1,48 dólares, después de negociarse en los comienzos de la sesión a 79,69 dólares y no registrar variación en la jornada previa.

Los contratos de gasolina para entrega en agosto recortaron cuatro centavos y finalizaron a 2,06 dólares el galón (3,78 litros), en tanto que el gasóleo perdió casi cinco centavos y se instaló en 1,99 dólares/galón.

El gas natural, también para entrega en agosto, se encareció seis centavos y cerró a 4,67 dólares por cada mil pies cúbicos.

El precio del crudo mostró una persistente tendencia bajista después de conocerse que el índice de confianza de los consumidores de EEUU en la evolución de la economía y del empleo, que elabora The Conference Board, bajó en julio a 50,4 puntos desde los 54,3 de junio.

El retroceso fue mayor de lo que esperaban los economistas y afectó también al ánimo inversor en la Bolsa de Nueva York, que ha cerrado las tres últimas sesiones con ganancias.

Datos de esa índole u otros que sugieran un debilitamiento de la actividad económica o del empleo tienden a presionar a la baja a los precios del crudo y de los combustibles por expectativas de que podría mermar la demanda.

Los inversores tendrán ocasión en la próxima jornada de evaluar el estado de las reservas de petróleo y de productos derivados almacenados la pasada semana en Estados Unidos, según los cálculos que difunde el Departamento de Energía (DOE) cada miércoles.

Algunos analistas prevén un descenso de más de dos millones de barriles en el caso del crudo y avances de algo más de un millón de barriles en las existencias de gasolina y de productos destilados, una categoría esta última que incluye al gasóleo de calefacción y al diesel.