La música grabada bajó un 17% en 2009

El cine salva a la industria cultural al recaudar el 8,6% más

La crisis económica pasó factura en 2009 a la industria del entretenimiento en España. Artes escénicas, conciertos, mercado discográfico, vídeo y videojuegos sufrieron caídas. Sólo se salvó el cine, que aumentó el número de espectadores (2,5%) y la recaudación (8,6%), según la SGAE.

El año pasado no fue un buen ejercicio para la industria cultural española. Todos los sectores, en mayor o menor medida, sufrieron las fuertes embestidas de la crisis económica, según el Anuario 2010 sobre artes escénicas, musicales y audiovisuales presentado ayer por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y la Fundación Autor.

De esta tónica sólo se salvó la industria del cine. Aunque bajó el número de pantallas (4.097 en 2009 frente a las 4.169 de 2008), por el contrario, aumentó la cantidad de espectadores que acudieron a los cines en un 2,5%, con 110,6 millones. æpermil;sta es la primera vez en cinco años que aumenta la asistencia a los cines en España.

Asimismo, los ingresos de taquilla subieron un 8,6% en 2009, hasta los 678,3 millones de euros frente a los 624,2 millones de 2008. La SGAE justifica este buen comportamiento por el éxito de la tecnología 3D y el de películas como Avatar, Up o Ice Age 3.

El resto de la industria del ocio y del entretenimiento experimentó un mal comportamiento. Así, la música grabada facturó 226,9 millones, un 17% menos que en 2008. A pesar de que este sector también disminuyó en el mercado mundial, un 9,3%, lo hizo en una proporción bastante menor que en España. Para la SGAE la causa está en que el mercado español sufre como ninguno la piratería y las descargas ilegales.

En este sentido, la facturación del mercado digital creció un 31,1% (34,3 millones), alcanzando ya una cuota de mercado del 15,3% (frente al 11,4% de 2008). De los 3.047 millones de archivos descargados, 2.736 millones se hicieron sin efectuar pago alguno.

Las artes escénicas, que engloba teatro, danza, ópera y zarzuela, experimentaron un descenso del 5,6% en el número de espectadores, hasta los 18,2 millones. Este registro ha roto la tendencia de los ejercicios anteriores, cuando entre 2006 y 2008 aumentó el número de asistentes a los espectáculos, con una cifra total de 19,3 millones. También descendió el número de funciones, hasta las 71.104 (un 4,8% menos).

Dentro de este apartado, el teatro es el que se lleva la mayor parte de la tarta. Sufrió una bajada en espectadores (un 5,5%) y en funciones (un 4,8%). En cambio, la recaudación creció un 5%, con 200 millones de euros, frente a los 190 millones de 2008. La explicación radica en el incremento del precio de las localidades y en la estabilidad en la asistencia a los espectáculos con mayor incidencia en la recaudación, según la SGAE.

En cuanto a los conciertos de música clásica, bajaron un 4,7% su número y la recaudación lo hizo en un 2,5%. El número de espectadores aumentó ligeramente, menos de un 1%.

El vídeo, de joya de la corona al declive

Otro sector que vivió 2009 como un annus horribilis, en paralelo al discográfico, fue el del vídeo. En ambos casos, la causa radica en el acoso de la piratería y las descargas ilegales. En cuanto al sector videográfico la situación es más grave, porque hasta hace unos años fue la niña bonita de la industria cultural española. Por ejemplo, en 2004, el mercado del DVD y del VHS recaudó un total por alquiler y venta de películas de 404 millones de euros. Al año siguiente, cuando el mercado del DVD alcanzó su madurez, al arrinconar totalmente al VHS, la facturación fue de 292 millones.

En comparación con estos ejercicios, las cifras de 2009 son bastante más pobres. Así, este mercado facturó por venta y alquileres 125 millones, un 37% menos que en 2008. Si se compara con los registros de 2004, este mercado ha experimentado un descenso del 70%, y sólo en seis años. Se vendieron 15,8 millones de unidades en 2009, cifra muy inferior a los 20,9 millones de 2008.

Francisco Galindo, secretario general de la SGAE, resaltó en la presentación de los datos que "las descargas ilegales están llevando a esta industria al mismo nivel que la música. Es preocupante lo que está pasando". A su juicio, es necesario lanzar incentivos para hacer que la cultura sea un objetivo crucial de la sociedad. La SGAE remarca que, a pesar de la oferta de nuevos formatos y su renovación constante, en España se descargaron, sin pagar nada, 460,7 millones de películas, un 30% más que en 2008.

Por último, el sector de los videojuegos facturó 1.200 millones en 2009, un 16% menos que en el ejercicio anterior. Aún así, supone el 52% del total de la industria audiovisual y musical española. Además, el mercado de España representa el cuarto más importante de toda Europa.

Cine español

El éxito que obtuvo en 2009 la industria cinematográfica en general se trasladó también al cine español, ya que alcanzó un cuota de mercado del 15,6%, frente al 13,3% de 2008. Ágora (la cuarta película más taquillera), Planet 51 o Celda 211, fueron grandes triunfadoras.