Una de las entidades que no pasó los test de estrés

Unnim dice que cumple con los ratios mínimos de capital en los escenarios más probables

La nueva entidad financiera Unnim, nacida de la fusión entre las cajas de Manlleu, Sabadell y Terrassa, ha afirmado hoy que cumple las ratios mínimas de capital establecidas por los reguladores financieros, "en los escenarios más probables".

La entidad ha recalcado, en una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que los test de solvencia publicados el pasado viernes 16 por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS) -y que Unnim suspendió junto con otras tres uniones de cajas españolas - se basan en unos supuestos económicos "especialmente extremos, que presentan una probabilidad de ocurrencia inferior al 0,5%".

En este sentido, Unnim ha expresado que la ratio de Tier 1 de la entidad en el escenario base -el de mayor probabilidad de ocurrencia- es del 6,6%, por encima del nivel del 6%, que el CEBS ha considerado como límite en las pruebas de solvencia.

Además, la entidad ha señalado que "incluso en el peor escenario de estrés planteado en las pruebas de resistencia", también cumple el nivel mínimo regulatorio de Tier 1, actualmente establecido en el 4%.

La empresa ha manifestado, al igual que explicó a Efe el pasado viernes, que los resultados del test son "normales en el contexto de fusión en el que se han realizado", y ha advertido que "no reflejan estimaciones ni previsiones sobre la evolución de la actividad económica y financiera de los próximos meses ni años".

Además, Unnim ha puntualizado que las pruebas no han tenido en cuenta las ventajas y las sinergias del proceso de fusión, que la entidad estima del orden de 450 millones de euros.

Por otra parte, Unnim ha explicado que los datos considerados tampoco recogen los resultados reales que se han obtenido en la venta y alquiler de inmuebles en el primer semestre de 2010 y que, de mantener el ritmo alcanzado en este período, "minorarían en los tres próximos semestres las pérdidas establecidas en las pruebas de resistencia y compensarían la cifra de 270 millones de euros de capital que, según los resultados, podría necesitar Unnim".

Por último, la empresa ha recordado que, en caso de producirse el escenario más adverso contemplado en las pruebas de solvencia, existen mecanismos de capitalización a disposición de las entidades financieras como el financiamiento adicional del FROB o la emisión de títulos en forma de cuotas participativas.