Porque supone la "bancarización" del sector de ahorro

Los sindicatos de CAI, Caja Círculo y Caja Badajoz se oponen al SIP

Los sindicatos con representación en Caja Inmaculada, Caja Círculo de Burgos y Caja Badajoz han manifestado hoy su rechazo a la constitución de un Sistema Institucional de Protección (SIP) entre las tres entidades al considerar ese modelo como la "bancarización" del sector de ahorro.

En un comunicado conjunto tras mantener una reunión en Madrid, UGT, CC OO, CSICA, ASIPA y ACCAB se oponen a la creación del SIP porque entienden que, frente a las fusiones tradicionales, representa la "bancarización" de las cajas desde el momento en que con la reforma de la Ley de Cajas, cuya legalidad cuestionan, se ha abierto la vía para la entrada de capital privado.

Según estos sindicatos, se ha impedido a las entidades poder dar a la sociedad central la forma jurídica de caja de cajas o de agrupación de cajas, lo que en su opinión habría hecho posible mantener el modelo social y la naturaleza jurídica de las entidades.

Además, rechazan la tramitación de la reforma de la Ley de Cajas "por la vía de urgencia, impidiendo el debate político y social necesario en una reforma de semejante calado", y también su contenido al estimar que "supone un ataque directo contra la naturaleza jurídica de las cajas de ahorro y contra su función social".

Para estos sindicatos, va a suponer la práctica desaparición de la obra social de las cajas al utilizarse los beneficios para remunerar al capital privado que entre o compre cuotas participativas con derechos políticos.

UGT, CC OO, CSICA, ASIPA y ACCAB defienden el modelo social de las cajas, que históricamente "han venido dando respuesta al conjunto de las necesidades y demandas sociales, evitando la exclusión financiera" y cuyas obras sociales juegan un papel "fundamental en la vida colectiva", con sus aportaciones directas e indirectas y actividades asistenciales y culturales.