Primera asamblea tras la fusión

La asamblea de Unicaja confirma a Manuel Azuaga como nuevo director general

La caja de ahorros Unicaja ha celebrado en Málaga la primera asamblea general ordinaria tras ser consumada la fusión con Caja de Jaén. Durante la sesión, Manuel Azuaga fue confirmado por unanimidad como nuevo director general, fueron aprobadas las líneas generales de actuación para 2011 y los consejeros tomaron conocimiento de la "solvencia financiera" demostrada por la caja en las pruebas de resistencia a las que ha sido sometida la banca europea a manos del Comité Europeo de Supervisores Bancarios.

Dentro del análisis de su actividad económica y financiera en el presente ejercicio, constató que la entidad revalida su condición de entidad líder del sistema financiero de Andalucía después de la reestructuración del mapa financiero español.

En un comunicado, Unicaja informó de que la asamblea aprobó también el nuevo Código de Conducta y Responsabilidad Social de la nueva caja y ratificó el nombramiento del auditor de cuentas externo de la entidad resultante de la fusión. La nueva asamblea general de Unicaja está integrada, durante el período transitorio de tres años, por 190 consejeros generales (los 160 de Unicaja y 30 por Caja de Jaén), que hoy tomaron posesión como miembros de la misma.

Así, las líneas generales de actuación de Unicaja para el ejercicio 2011 aprobadas por la asamblea general se centran en los siguientes ámbitos: desarrollo de proyectos no orgánicos, saneamiento del activo, mantener adecuados niveles de capitalización, contención de costes, desarrollo de líneas de liquidez, re equilibrio de márgenes de negocio, vinculación al cliente, diversificación del balance, diversificación de negocios e ingresos y adaptación de la Obra Social a los nuevos escenarios y necesidades de la sociedad.

Respecto a la situación económica y financiera de la entidad, la asamblea puso de manifiesto la posición de Unicaja como "una de las entidades financieras españolas con mayor rentabilidad y solvencia" (con mantenimiento de elevados niveles de solvencia por encima de la media del sector), alto nivel de capitalización y notable capacidad de generación de recursos, lo que toma una especial importancia en la situación económica y financiera actual.

En su intervención en la asamblea sobre la actividad de la entidad, el presidente de Unicaja, Braulio Medel, destacó, entre otros puntos, los esfuerzos realizados en la contención de la morosidad, que sitúan la tasa correspondiente en el 3,1 por ciento en el primer semestre del año, por debajo de la media del sector de cajas de ahorros españolas del 5,1 por ciento, así como los efectuados en la cobertura de la misma, con una tasa del 131 por ciento (57 por ciento del sector), que posiciona a Unicaja como referencia en el sistema financiero nacional.

Volumen de negocio de 57.308 millones

El presidente subrayó también que Unicaja cuenta con uno de los mayores niveles de coeficiente de solvencia del sector, que se situó en el 15 por ciento según datos de junio, y elevados niveles de liquidez. Señaló que la entidad alcanzó un beneficio neto consolidado a esa fecha de 134,3 millones de euros, tras las dotaciones realizadas en materia de provisiones en consonancia con el contexto económico y los habituales criterios de prudencia seguidos por la entidad. El volumen de negocio se situó en 57.308 millones en el mencionado período.

Los test de estrés

Medel, además, informó a la asamblea de los satisfactorios resultados alcanzados por Unicaja en solvencia financiera en las pruebas de resistencia ('stress test') realizadas en la banca europea por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios y por el Banco de España. Las pruebas, así, "han confirmado la gran solvencia de Unicaja y su indiscutible liderazgo en Andalucía".

De tal manera, Unicaja se constituye en la tercera caja de ahorros del país mejor posicionada por grado de solvencia en todos los escenarios económicos contemplados y la cuarta entidad financiera nacional en el escenario de referencia. Una situación que "permite afirmar la notable contribución de Unicaja a reforzar la posición del sistema financiero en Andalucía en materia de solvencia financiera".

De esta forma, en el escenario más adverso proyectado, el 'Tier 1' Unicaja se situaría en el nueve por ciento, superando en un 50 por ciento los niveles mínimos del seis por ciento de este indicador de solvencia utilizado en estas pruebas. En el escenario adverso, la tasa alcanzaría el 9,6 por ciento, y en el escenario de referencia, el 11,80 por ciento, teniendo en cuenta que este nivel es el que tenía el 'Tier 1' de la entidad al cierre del ejercicio de 2009.

Estos positivos resultados alcanzados por la entidad en términos de solvencia, tanto en términos absolutos como comparativos, que constituyen "un reflejo de la política de prudencia y solvencia mantenida como objetivo estratégico" desde el origen de la entidad, confirman la fortaleza financiera y patrimonial de Unicaja, y, asimismo, la colocan en una sólida posición para afrontar adecuadamente los retos del sector financiero. OBRA SOCIAL

Por otra parte, la asamblea de Unicaja, asimismo, fue informada de que el grado de ejecución del Presupuesto de la Obra Social de la entidad para 2010, se situó en el 50,3 por ciento al cierre del primer semestre. El presupuesto para 2010 de la Obra Social de Unicaja, la obra social privada más importante de Andalucía, se sitúa en 53,1 millones de euros. La Obra Social de la entidad llega a 5,2 millones de beneficiarios directos, realiza un número superior a 5.800 actividades al año y mantiene 174 centros de actividad. Su impacto en el PIB nacional es superior a los 112 millones de euros, creando más de 2.700 empleos directos e indirectos.