Su agenda es "pública y notoria"

Griñán dice que ajustará los gastos a los ingresos sin recortar políticas sociales

El secretario general del PSOE-A y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha garantizado este sábado, durante su intervención ante el Comité Director de los socialistas andaluces, que su agenda es "pública y notoria" y ha hecho una apuesta por ajustar los gastos públicos a los ingresos en los presupuestos de la comunidad, pero sin "dar pasos atrás ni recortar gastos sociales".

Griñán ha intervenido por primera vez en calidad de secretario general del PSOE-A ante el Comité Director, el primero que se celebra tras el pasado congreso regional extraordinario de marzo.

Durante su intervención, José Antonio Griñán definió al PSOE-A como un partido "reformista", que está dispuesto a abordar en la comunidad las reformas que son imprescindibles para ganar el futuro, como las que afectan al modelo productivo y al empleo y todas aquellas tendentes a evitar que la crisis se vuelva a producir.

En la actual situación, según dijo, es necesario incrementar la capacidad de ahorro y controlar el déficit público, apuntando que la estabilidad presupuestaria es necesaria, y que no es una "imposición, sino un compromiso". Esto obliga, según explicó, a ajustar gastos públicos a los ingresos y, en cierta manera, obliga a "retrasar algunos objetivos", pero sin dar pasos atrás ni recortar los gastos sociales.

"Retrasar no es recortar, es hacerlo, pero a un ritmo más lento", según dijo el presidente de la Junta, quien quiso dejar claro que los gobiernos socialistas son "transparentes y nunca hemos tenido agendas ocultas". "Los andaluces conocen que lo aprobado en el Parlamento forma parte de sus vidas", sentenció Griñán, quien señaló que la agenda de los socialistas será la de la ampliación de los derechos de los andaluces; la igualdad de oportunidades, la potenciación de la sanidad, de la educación y de los servicios sociales.

Es aquello precisamente que la derecha, según dijo, "o lo tiene en blanco o con tachaduras", al tiempo que garantizó que toda reforma en España o en Andalucía "tendrá la marca socialista" y el "rechazo del PP". Indicó que su agenda es "pública y notoria" y también la del PP, que dice no a todo y sólo sí a anticipar las elecciones.

"Canta la Traviata"

Para Griñán, la agenda del presidente del PP-A, Javier Arenas, "no es oculta, canta La Traviata", recordando todo el dinero que los gobiernos de José María Aznar dejó a deber a Andalucía. "Los andaluces sabemos lo que significan los gobiernos del PP en España porque lo hemos sufrido", apuntó el número uno del PSOE-A, quien criticó que ahora los populares se quieran convertir en "paladines de los derechos sociales que promovimos los socialistas".

"¿Cuántos derechos ciudadanos ampliaron o crearon en ocho años de gobierno?"; ¿cuántas prestaciones ampliaron?", "hicieron alguna infraestructura importante en Andalucía?", preguntó Griñán sobre los gobiernos de Aznar, concluyendo que la agenda "está en blanco".

A su juicio, cuando Arenas y el PP-A dice que va a bajar en gasto corriente o los impuestos y que va a incrementar el gasto social, "insulta a la inteligencia de los andaluces".

Reconoció que hay una tarea difícil por delante y que salir de la crisis de es urgente, aunque hay que hacerlo es las mejores condiciones. "Tenemos una agenda explícita para el futuro", apuntó Griñán, quien indicó que los socialistas han buscado soluciones a los problemas, aunque no lo han hecho solos, poniendo en valor la concertación social.

Para José Antonio Griñán, la derecha en España es "sumisa" cuando gobierna y está sometida a unos intereses distintos a la defensa del interés general, mientras que se hace "insumisa" cuando está en la oposición, poniendo como ejemplo el hecho de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no quiera aplicar la subida de impuestos.

"Impugnan en los tribunales todas las decisiones que se apartan de sus creencias o de la posición de los grupos que ellos protegen", dijo Griñán de los populares, a los que acusó de "politización de la justicia".

Pide a las cajas andaluzas que, "estén donde estén", miren a Andalucía

Griñán ha demandado a las cajas andaluzas que, "estén donde estén, miren a Andalucía" y ayuden al desarrollo de esta tierra y a buscar soluciones a los problemas de los andaluces porque esa es su "obligación".

Durante su intervención ante el Comité Director del PSOE-A, José Antonio Griñán ha mostrado su satisfacción por el resultado del test de estrés del Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CESB) que se hizo público ayer viernes, en el que se pone de manifiesto, según apuntó, que el sistema financiero español y andaluz "gozan de buena salud", pese a que nuestras entidades han recibido poco dinero público.

Para el presidente, sin duda, el sector financiero andaluz debería ser capaz de impulsar el nuevo patrón de crecimiento económico y aludió al objetivo de la "gran caja", que, según dijo, aparece tanto en el programa electoral del PSOE como en otros documentos del partido. No se trata de constituir una "gran caja socialista", según Griñán, sino de que la comunidad cuente con una entidad potente y fuerte, para que el crédito fluya y se oriente a la financiación de iniciativas empresariales innovadoras que contribuyan al cambio del modelo de crecimiento y a un desarrollo económico sostenible.

Asimismo, el presidente aconsejó "cuidado con la despolitización" de las cajas y que "hablemos mejor de profesionalización". En su opinión, el problema no es quién se nombra, sino "quién nombra", apuntando que el Parlamento y los ayuntamientos están más legitimados que cualquier otro. Sin duda, estimó que se trata de nombrar a los mejores y los más capaces, y recordó que Andalucía ha sido la primera comunidad que ha establecido "incompatibilidades" en cuanto a integrantes de las cajas.

Puso de manifiesto, por ejemplo, que Unicaja "ha sacado matrícula de honor" en el citado test de estrés, una entidad gobernada por un consejo de administración "donde hay mucho político".

Durante su intervención, Griñán también hizo alusión al caso de CajaSur, adjudicada por el Banco de España a BBK, apuntando que el PP, desde siempre, se la quiso llevar de Andalucía.

La decisión de CajaSur de no llevar a cabo la fusión con Unicaja, según agregó, "no se ha explicado y se tiene que explicar". Los que dijeron no a esa fusión, según el presidente, lo van a tener que explicar ante el Banco de España, ante la sociedad cordobesa y ante los andaluces. Tienen que aclarar, según señaló, cuáles eran los intereses que defendían porque hemos visto que el empleo, no.

Los que dijeron que no a la fusión, según recalcó, estaban subordinados a unos intereses "inconfesables" que en modo alguno tenían que ver con el interés general y acabaron abandonando a cientos de pymes de la provincia de Córdoba.

En cuanto a la reforma de la Ley orgánica reguladora de las cajas de ahorro (Lorca), el presidente señaló que aunque Andalucía tiene cinco meses para adaptar su norma a la nueva legislación estatal, se va a hacer "inmediatamente", "cuanto antes".