USCA cree que tras las torres se privatizarán los centros de control

La Agencia de Seguridad visará las empresas privadas de controladores

La Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) será la encargada de certificar y otorgar el título de las nuevas empresas privadas de control de tráfico aéreo, según el real decreto que aprobó el viernes el Consejo de Ministros. El sindicato de controladores USCA cree que, después de las torres, se privatizará el control en ruta.

El Consejo de Ministros aprobó el viernes un real decreto por el que se liberaliza la prestación de los servicios de navegación área y abre la posibilidad de encomendar el control del tránsito aéreo en las torres de los aeropuertos públicos y privados a controladores contratados por empresas privadas habilitadas al efecto.

De acuerdo con lo establecido por la legislación de la Unión Europea, será la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA, creada en España en 2008) quien se encarguen de emitir los correspondientes certificados y de verificar que los proveedores de servicios de navegación aérea de nueva generación cumplen los requisitos exigidos.

El texto aprobado por el Gobierno, precisamente, determina el procedimiento detallado que deberá hacer valer AESA y que tendrán que cumplir los aspirantes a competir con AENA en servicios de navegación aérea para obtener la certificación que les habilite para desempeñar esa actividad.

El decreto desarrolla la ley aprobada el 14 de abril en la que se modificaron las condiciones de trabajo de los controladores aéreos incluidos en la plantilla de AENA. La nueva norma, además, incorpora al ordenamiento la normativa comunitaria de Cielo æscaron;nico Europeo, cuyo objetivo estratégico es mejorar la eficacia global del sistema de navegación aérea en Europa incrementando a su vez la seguridad.

En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, indicó que se trata de desarrollar la ley aprobada en abril, y confirmo que efectivamente se "abre la posibilidad a nuevos proveedores de los servicios de navegación en los aeropuertos españoles".

El sindicato de controladores USCA, por su parte, afirma que el objetivo de la norma tiene largo alcance. Su portavoz Daniel Zamit cree que "esta operación trata de privatizar las torres y los centros de control de los aeropuertos".

Ni el Ministerio de Fomento ni AENA han querido determinar en qué aeropuertos podrían introducirse operadores de control aéreo privados. De modo extraoficial se reconoce que podría aplicarse la nueva situación en instalaciones con un tráfico de aviones reducido y que además no se encuentre entre los seis a los que se va a incorporar los procedimientos AFIS.

La cifra

10 es el número de aeropuertos de la red pública en los que podrían introducirse empresas de control aéreo distintas de AENA.

USCA y AENA rebajan la tensión y acercan sus posturas

Después de varios días de intercambio de contactos y de un cierto suspense por las dificultades para concertar una cita, por fin el jueves por la noche se produjo el encuentro entre la dirección del sindicato de controladores USCA y los negociadores de AENA.

El clima del encuentro fue "positivo" según fuentes conocedoras del encuentro y se alcanzó el acuerdo para que las tandas de negociación se reanuden el próximo lunes. La intención es que las sesiones no se interrumpan hasta que se culminen con un acuerdo. Los controladores siguen planteando una estrategia para el nuevo convenio en la que intentan conseguir la mayor estabilidad que les permiten los nuevos marcos legales, tanto el español como el de la Unión Europea. AENA exige un escrupuloso respecto de la legalidad que entró en vigor en abril.