Partidos políticos

Zapatero pide comprensión al PSOE hacia la reforma laboral

En una especie de autohomenaje en el décimo aniversario de su acceso a la secretaría general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero reclamó ayer a su partido comprensión hacia las reformas que aborda el Gobierno, al tiempo que intentó transmitirle optimismo: "Estamos mucho mejor de lo que parece".

Zapatero intervino ayer en la sala Ramón Rubial de la sede federal, rodeado de su Gobierno y de numerosos dirigentes socialistas. En primera fila se colocó José Bono, al que en julio de 2000 arrebató la secretaría general por sólo nueve votos de diferencia. El presidente tuvo palabras elogiosas hacia él. Pero el grueso de su discurso lo centró en pedir a su partido que tenga una "visión de largo alcance" para comprender las reformas que lleva a cabo el Gobierno, ya que considera que con esta actitud "los socialistas han escrito las mejores páginas de la historia".

Los próximos meses, aseguró Zapatero, serán "trascendentales para crear empleo y mejorar el estado del bienestar". Este es sólo "un pequeño paréntesis", argumentó, en las conquistas sociales, después de que la primera legislatura estuviera centrada en la ampliación de los derechos ciudadanos. Después, recordó, llegó una "crisis económica muy dura".

El presidente acentuó la importancia de la reforma laboral. A su juicio, el PSOE no podrá sentirse satisfecho hasta que no vea "que los jóvenes tienen empleo y que no es precario". Ante las críticas que ha despertado esta reforma, sobre todo por parte de los sindicatos, también pidió comprensión. "Recordad que los ciudadanos desean que se les digan las cosas aunque sean difíciles, pero también que se les marque un rumbo de confianza", señaló. "Las reformas más difíciles son también las más necesarias", insistió Zapatero, "porque es donde se mide un partido comprometido con el país y con la defensa del interés general".

En su intervención intentó también transmitir optimismo ante la sangría electoral que sufre el PSOE. "Os voy a expresar un convencimiento muy íntimo. En el 35 Congreso el de su victoria como secretario general dije que no estábamos tan mal. Hoy os digo que estamos mucho mejor de lo que parece y lo vamos a vivir", sentenció.

Por último hizo un elogio de la "lealtad, la cohesión y la unidad" que impera en el PSOE ante una coyuntura tan difícil.

La retirada de Irak sigue en la retina del presidente

Por dos veces recordó Zapatero la retirada de las tropas de Irak decidida en 2004, nada más llegar al Gobierno, como símbolo de la autonomía con la que jugó España esta partida y también como testimonio de lo mucho que ha cambiado, en su opinión, la mirada internacional hacia este país.

Zapatero interpretó que la retirada de las tropas fue, de alguna forma, una respuesta a ese "no nos falles" que escuchó la noche de su triunfo electoral. Después, recordó el presidente, llegaron modificaciones legislativas que, en su opinión, perdurarán en el tiempo, entre las que citó la ley de violencia de género, la ley de Igualdad y la que legalizó el matrimonio homosexual. En estas conquistas sociales, entre las que incluyó también la ley de Dependencia, "los ciudadanos no van a consentir que se de marcha atrás", señaló.