Mercado brasileño

Portugal Telecom niega al regulador que haya firmado acuerdos para entrar en Oi

Portugal Telecom salió ayer al paso de las informaciones de diversos medios de comunicación que apuntaron la posibilidad de que la compañía mantiene "negociaciones avanzadas" para entrar en el accionariado de Tele Norte Leste Participaçoes SA, conocida como Oi, filial de telefonía móvil de la compañía semipública Brasil Telecom, con lo que se aseguraría su permanencia en el mercado brasileño de telefonía móvil si finalmente materializa la venta de Vivo a Telefónica.

La compañía portuguesa, sin embargo, comunicó al regulador que no ha firmado ningún preacuerdo para adquirir participación alguna en el accionariado de la empresa sudamericana.

Después de dos días de caídas y de haberse dejado un 4,23% de su cotización en lo que va de ejercicio, Portugal Telecom experimentó ayer un rebote del 1,75% en Bolsa, lo que deja su precio en 8,16 euros. Los mercados reaccionaron así a las señales inequívocas por parte de Telefónica de una "ruptura irrevocable", según había anunciado el lunes la compañía que preside César Alierta. La multinacional no está dispuesta a pagar más para neutralizar la acción de oro que ha esgrimido el Gobierno de Lisboa.

PT pidió sin éxito el viernes pasado a Telefónica una prorroga en su oferta de 7.150 millones de euros por el 30% de la compañía brasileña de móviles Vivo, que expiró ese día sin acuerdo a causa del bloqueo a la operación por parte del Gobierno portugués, y su exigencia de que la empresa lusa no salga de Brasil.

Actualmente, la operadora lusa vale 7.315 millones de euros en Bolsa, apenas un 2,7% más que los 7.150 millones que pretendía pagar la compañía española por su participación en Vivo. Telefónica, por su parte, cerró la sesión con un leve alza del 0,62%.

Para formalizar este nuevo posicionamiento, la multinacional anunció que ha contratado al despacho holandés De Brauw Blackstone Westbroek, a quien ha asignado la tarea de disolver Brasilcel, la sociedad conjunta desde la que controlan la filial brasileña.

La operadora, por otra parte, anunció ayer que ha alcanzado los tres millones de clientes speedy (banda ancha) en el Estado brasileño de São Paulo.