Las perspectivas siguen siendo "inciertas"

Bernanke asegura que la Fed actuará si se quiebra la recuperación de EE UU

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha asegurado que la economía de EE UU se enfrenta a unas perspectivas "excepcionalmente inciertas", y que el banco central está listo para adoptar nuevas medidas que impulsen el crecimiento, si fuera necesario.

"A pesar de que la Reserva Federal continúa con una planificación prudente para la retirada definitiva de la política monetaria expansiva, también reconocemos que las perspectivas económicas siguen siendo extremadamente inciertas", dijo en un testimonio preparado para ser pronunciado ante el Comité Bancario del Senado.

"Seguimos dispuestos a adoptar nuevas medidas para fomentar el potencial productivo de nuestra nación en un contexto de estabilidad de precios", remarcó.

"Aunque es probable que la política fiscal y de reposición de existencias tenga menos impulso de lo que han tenido en los últimos trimestres, el aumento de la demanda de los hogares y las empresas debería ayudar a sostener el crecimiento", dijo Bernanke.

El responsable del banco central estadounidense indicó que la recuperación económica que comenzó a mediados del año pasado avanza a "un ritmo moderado" apoyada por las actuales políticas monetarias y fiscales.

Mencionó que los consumidores han incrementado su gasto y que las ventas de bienes duraderos avanzan a un ritmo "especialmente rápido" pero dijo que aun así el sector inmobiliario sigue "débil".

Destacó que un importante lastre del consumo es "la lenta recuperación del mercado laboral y la incertidumbre sobre las perspectivas" en ese ámbito.

Adelantó, en ese sentido, que será necesario un periodo de tiempo "significativo" para volver a crear los casi ocho millones y medio de puestos de trabajo que se perdieron en el 2008 y el 2009.

Recordó, además, que "casi la mitad de los desempleados llevan sin trabajo más de seis meses" y alertó de los peligros del desempleo a largo plazo.

"El desempleo a largo plazo no sólo impone unas dificultades excepcionales a los trabajadores y sus familias sino que también merma sus capacidades y puede tener efectos duraderos sobre sus perspectivas de encontrar trabajo y salariales", mencionó.

Por ahora, la Fed espera que las condiciones económicas garanticen una excepcionalmente baja tasa referencial de interés por un período "extendido". Una promesa que el banco central ha mantenido en vigor durante más de un año.

Bernanke no llegó a describir los pasos que la Fed podría tomar si el crecimiento no fuera el deseable. Los analistas dicen que el banco central podría reanudar las compras de activos o bajar la tasa que paga a los bancos para aparcar el exceso de reservas en la Reserva Federal.

Después de salir de su más larga y profunda recesión desde la Gran Depresión, la economía de EE UU comenzó a expandirse de nuevo hace un año y ha crecido a un ritmo anualizado de 2,7% en el primer trimestre.