procederá del equipo que dirige Ignacio Sánchez-Asiaín

BBK se protegerá en Cajasur con un supervisor hasta firmar su compra

BBK no quiere sobresaltos antes de materializar la compra de Cajasur. La entidad vizcaína se protegerá con el nombramiento de un supervisor hasta que formalice la adquisición de la caja cordobesa. El directivo procederá del área de intervención o de la de riesgos, ambas lideradas por el director general, Ignacio Sánchez-Asiaín.

Sustos, los justos. BBK quiere que, hasta la toma de control efectiva de Cajasur prevista para dentro de dos o tres meses, el devenir de la entidad de ahorro andaluza esté bajo observación. La caja presidida por Mario Fernández destinará en comisión de servicios a uno de sus ejecutivos que se encargará de que Cajasur cumpla los criterios marcados en su modelo de gestión, según ha señalado Fernández a las centrales sindicales.

El supervisor de BBK no entrará en la gestión de Cajasur, que seguirá en manos de los directivos nombrados por el FROB. La supervisión se centrará, fundamentalmente, en los gastos y riesgos.

La preparación del desembarco en Cajasur comenzó ayer. Ignacio Sánchez-Asiaín, director general plenipotenciario de BBK, Xabier Solaeche, director de la red de expansión y Fernando López Eguilaz, responsable del área de recursos humanos, se reunieron con los directores de las 31 sucursales andaluzas de la caja vasca para pulsar su opinión sobre la estrategia a seguir respecto a las oficinas de Cajasur en Andalucía, sus métodos de trabajo y el perfil del cliente tipo. Está previsto que las agencias de la entidad vizcaína en esta comunidad operen con la enseña Banco Cajasur, la ficha bancaria que le concederá el regulador y que servirá para instrumentar la operación. En el resto de comunidades autónomas, se integrarán en el distintivo BBK. Asiaín se reunirá hoy con los ejecutivos y sindicatos de Cajasur.

Está previsto que BBK devuelva en dos meses los 800 millones que el FROB inyectó en la caja cordobesa.

Respecto a la posibilidad de que las tres cajas vascas retomen su proyecto de fusión, el lehendakari, Patxi López, aseguró ayer que la operación con Cajasur "añade alguna dificultad" al proceso.

Cierre de sucursales

La compra de Cajasur ha levantado los recelos de las centrales. Miembros de CC OO en la entidad andaluza mostraron ayer su temor a que la operación suponga el cierre de 100 sucursales y un ajuste laboral de 900 empleos. Mario Fernández, en la reunión que mantuvo con los sindicatos con representación en BBK no cuantificó la posible reestructuración. Sí aseguró que si hay una segunda oleada en la reestructuración del sector, la entidad será un agente proactivo.

Expediente a los ex consejeros

El Banco de España ha abierto expediente informativo a los últimos consejos de administración de Cajasur por incurrir, entre otros aspectos, en una excesiva concentración de riesgos y oponerse a la fusión con Unicaja, que derivó en la intervención del organismo regulador.

Los miembros del consejo presidido por el canónigo Juan Moreno -entre 2005 y 2006- y por Santiago Gómez Sierra -desde 2006 hasta la intervención del Banco de España del pasado 21 de mayo- han recibido hoy la notificación de los expedientes informativos.