El consumo cae un 16%

Las cementeras ven un "futuro sombrío" con el recorte de gasto en obra pública

La patronal del cemento sitúa en un 15,9% la caída del consumo en el primer semestre, un 60% acumulado desde el boom de 2007. El recorte de la inversión pública en infraestructuras, que venía sosteniendo al sector, podría suponer el cierre de varias de las 37 plantas que operan ya al 50% de capacidad.

Las cementeras ven un "futuro sombrío" con el recorte de gasto en obra pública
Las cementeras ven un "futuro sombrío" con el recorte de gasto en obra pública

El futuro del sector del cemento se antoja "sombrío" y "poco halagüeño". Con estos calificativos valoró ayer el presidente de la Agrupación de Fabricantes de Cementos de España (Oficemen), Joaquín Estrada, las perspectivas de cierre del año tras la presentación de los resultados del primer semestre, que arrojan una caída del consumo del 15,9% respecto al mismo periodo de 2009 y una contracción de la producción de un 14,4%. La diferencia entre ambas cifras se explica por la única buena noticia: el abultado aumento (27,5%) de las exportaciones.

El ajuste de la inversión en infraestructuras de 6.400 millones de euros en dos años, que el ministro de Fomento, José Blanco, detallará el jueves en el Parlamento, es una fuente de preocupación para el sector. No en vano, el 60% de la producción de dicho material se destinó en 2009 a obra civil, cubriendo así la caída del consumo para viviendas, que representó el 22% del consumo de cemento (en su momento álgido llegó a rebasar el 60%), y los pocos movimientos en edificación no residencial (18%).

La patronal teme que la caída del gasto en obra pública pueda propiciar el cierre de varias de las 37 plantas afincadas en suelo español. En palabras de Estrada, la mitad de ellas está funcionando al 50% de su capacidad, es decir, producirán este año entre 24 y 25 millones de toneladas. "Mantener toda la actividad industrial con el consumo más bajo de los últimos cuarenta años es difícil", subrayó el presidente de Oficemen, "aunque las compañías harán lo que puedan para flexibilizar su producción y no cerrar".

Dicha flexibilidad incluye tanto la destrucción de empleo, que en 2009 se cobró 700 trabajadores (un 10% de la plantilla), como al margen de maniobra de las empresas para exprimir la factura de combustibles y electricidad, capítulo que supone el 60% de los costes variables de las plantas de producción.

El dato positivo de la mañana fue el crecimiento de las exportaciones, un 27,5% mayores que en el primer semestre de 2009. Un aumento que, según la patronal, está permitiendo compensar parcialmente estos meses de menor actividad. Las regiones donde se coloca la mayor parte de las ventas al extranjero son el norte y el oeste de África: Nigeria, Camerún, Costa de Marfil, Senegal, Mauritania, Argelia y Marruecos. "Es la única región, junto con Asia, en la que se mantiene o crece el consumo de cemento", apuntó el director general de la patronal, Aniceto Zaragoza.

Ajuste de precios hasta del 40%

"La iniciación de vivienda nueva ha sido la más baja desde que se tienen registros", aseveró Joaquín Estrada para explicar la apuesta del sector cementero por la rehabilitación de edificios. "Es una actividad clave para nosotros", dijo, para alabar después las reducciones fiscales en las que trabaja el Ejecutivo para fomentar este tipo de reforma. Según los datos del Eurostat publicados ayer, la construcción de vivienda cayó en mayo un 1% respecto al mes anterior, un 18,9% si se compara con mayo de 2009.

Los precios de las viviendas deberán caer, a juicio de Estrada, entre un 5% y un 40%, dependiendo de la zona geográfica, hasta ajustarse a la demanda real una vez descontado el excedente de stock.

Menos constructoras

Según un estudio de la Fundación Colegio Libre de Eméritos Universitarios, hasta 108.000 constructoras se dieron de baja en 2008 y 2009, lo que supone un 23% del total del sector. La mayor parte eran pymes o micropymes con un solo trabajador.