Tienen contratos por más de 1.000 millones

Acciona y Ferrovial son los grupos que más se juegan con el recorte de Fomento

La reducción del gasto en infraestructuras que el ministro de Fomento detallará el jueves no afectará a las grandes constructoras por igual. Acciona tiene 573 millones de euros en obras licitadas o en distintos niveles de ejecución, mientras que Ferrovial acapara 472. El grupo ACS (280 millones) es quien tiene menos que perder.

Acciona y Ferrovial son los grupos que más se juegan con el recorte de Fomento
Acciona y Ferrovial son los grupos que más se juegan con el recorte de Fomento

No todas las constructoras están igual de expuestas a los recortes de inversión en infraestructuras que concretará el jueves el ministro de Fomento, José Blanco, en el Congreso de los Diputados. El también vicesecretario general del PSOE anunció hace dos meses que reduciría el gasto en 6.400 millones de euros en los próximos dos años, congelando obras y hasta rescindiendo contratos.

El jueves se sabrá cuáles se salvan y cuáles no. Blanco, que evitó durante el fin de semana dar detalles acerca del ajuste, declaró en rueda de prensa que Fomento "priorizará las actuaciones que sean más importantes para el conjunto del país" y "tratará de impulsar los proyectos más baratos".

Las grandes constructoras del país, gracias a su alto nivel de internacionalización, aguantarán mejor el golpe que el resto, aunque también son las que tienen más opciones de verse afectadas por los recortes. Así, las siete mayores del país (ACS, Ferrovial, FCC, Acciona, OHL, Sacyr e Isolux-Corsán) acaparan el 43% de los 3.560 millones de euros en proyectos (licitados o ya en ejecución) que el Gobierno tiene en listados en el capítulo de carreteras a julio de 2010, según datos de la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seitt). Se incluyen también en el cálculo proyectos en los que alguna de las constructoras forma parte de la UTE adjudicataria.

ACCIONA 117,20 -0,59%
FERROVIAL 29,95 -1,64%

Los 339 millones que suma FCC, entre los que se cuentan obras como la Autovía del Cantábrico o la de Tarragona Montblanc, la colocan a la cabeza. Le siguen Isolux-Corsán (260 millones) y OHL (236), si bien esta última concentra su actuación en un solo proyecto, los túneles del Guadalquivir, que muy probablemente será uno de los congelados. Las otras seis constructoras se mueven entre los 200 y los 250 millones, excepto Ferrovial, cuyos 128 millones la sitúan como la potencialmente menos perjudicada.

En cuanto a las obras relacionadas con el ferrocarril, que ascienden a 1.616 millones, las siete grandes tienen intereses en el 52% de los proyectos. Esta vez es Acciona, con 413 millones, la que tiene una cartera mayor, que incluye obras como el corredor norte-nordeste de alta velocidad (136 millones) o la línea Chinchilla-Cartagena (60 millones), actualmente en ejecución.

Ferrovial (343 millones) y Sacyr (257), que comparten con Copcisa las obras del acceso ferroviario a la nueva terminal del aeropuerto de El Prat, son las siguientes en importancia en cuanto al volumen global de los contratos, mientras que OHL e Isolux-Corsán no cuentan con ningún contrato en este apartado en concreto.

Impactos dispares

Sumando las carteras de los dos tipos de infraestructuras, la compañía que controla la familia Entrecanales es la que tiene en liza contratos por más dinero (573 millones de euros).

Le siguen Ferrovial (472 millones) y el grupo Sacyr Vallehermoso (434), mientras que la firma que preside Florentino Pérez sólo se arriesga a que le paralicen o rescindan proyectos por valor de 280 millones.