La evolución de la economía española

Los expertos estiman que el PIB creció una décima en el segundo trimestre

La subida del IVA y el ajuste del gasto podrían llevar a una breve vuelta de la recesión a finales de año.

El recrudecimiento de la crisis de deuda y el frenazo de algunos países líderes llevan a pensar a los analistas que el crecimiento del PIB del segundo trimestre ha sido mínimo, y podría anticipar bajadas en el resto del año.

Elena Salgado, vicepresidenta económica.
Elena Salgado, vicepresidenta económica.

Después de un año y medio de caídas del producto interior bruto, la economía española abandonó por fin la recesión entre enero y marzo, cuando el PIB aumentó una décima en tasa trimestral. El tirón iniciado a mediados del año pasado por los principales socios europeos y la corrección de algunos desequilibrios internos hacían pensar que, pese a una tasa de paro cercana al 20%, la actividad mantendría una moderada senda ascendente en el segundo trimestre.

Pero la irrupción de la crisis griega, los ataques en los mercados de deuda y la desaceleración de algunos países que tiraban del carro (entre ellos, EE UU y China) han sembrado de dudas el horizonte, hasta el punto de que en algunos foros se habla ya de segunda crisis financiera.

En el caso español, a las turbulencias internacionales se han unido, desde el 1 de julio, la subida del IVA y los recortes de sueldo de los funcionarios (entre otros ajustes) para llevar a muchos a pensar que las cuentas pueden volver al color rojo en la segunda parte del año. Pero la virulencia de la crisis ha llevado a muchos a revisar sus pronósticos también respecto al segundo trimestre, periodo sobre el que el INE no se pronunciará hasta el 13 de agosto.

David Cano, socio de Analistas Financieros Internacionales, cree que la crisis de deuda ha podido llevar "quizá a una pequeña pérdida de confianza". Basándose en los indicadores disponibles, augura "un crecimiento marginal, de apenas una décima, o un estancamiento", aunque siempre descartando una caída en el segundo trimestre. "El problema puede venir en la segunda mitad del año, con los ajustes fiscales. Esperamos un impacto negativo en el corto plazo, que dure a lo sumo dos trimestres". La recesión -dos caídas del PIB seguidas- vuelve a amenazar el ambiente: "No podemos descartar una recaída, pero sería anecdótica, porque el año que viene volveremos al crecimiento".

La sociedad de valores Intermoney acaba de retocar a la baja su previsión para el segundo trimestre, a la vista de las turbulencias de los mercados de deuda. Aún contabilizando el anticipo de compras derivado de la subida del IVA, el aumento del PIB se limitaría a un 0,1%, una décima menos que en su anterior previsión. Para el tercer trimestre, la agencia pronostica un estancamiento, aunque no prevé un retorno a la recesión.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi, coincide en que el segundo trimestre apenas ha servido para apuntalar la recuperación iniciada en el primero. "Esperamos un crecimiento prácticamente flat plano, como mucho un avance de una o dos décimas. Los datos más recientes, como los pedidos de mayo, no son malos, aunque creo que el trimestre ha ido de más a menos", explica. Tampoco a su juicio es descartable una recaída puntual en la recesión en el segundo trimestre, para cerrar el conjunto del ejercicio con un descenso del PIB del 0,5%.

Las dudas respecto a la evolución reciente de la actividad llegaron la semana pasada hasta el Congreso de los Diputados, donde se celebró el debate sobre el estado de la Nación. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que los indicadores apuntan a que "previsiblemente" la economía española creció en el segundo trimestre, y avanzó crecimientos "positivos y neutros" en el resto del año.

El último informe del servicio de estudios de Caixa Catalunya señala al segundo trimestre como una rara avis en el conjunto del año: utilizando variaciones interanuales, la caja estima que el PIB no varió entre marzo y junio respecto al mismo periodo de 2009; tanto en el primero como en los dos que restan, la entidad apunta descensos.

La Encuesta de Coyuntura Exportadora que elabora el Ministerio de Industria señala una tendencia similar para el sector que está amortiguando las caídas del PIB: el 42% de las empresaris señalan que sus pedidos se estabilizaron en el segundo trimestre, seis puntos más que los que lo hicieron tres meses atrás.

Las cifras

0,1% aumentó del PIB entre enero y marzo, y los analistas creen que se ha repetido de mayo a junio.

1,3% es el indicador adelantado de Economía para el se-gundo trimestre, coincidente con el primero.

Economía coincide en el diagnóstico

Las cifras que maneja el Ministerio de Economía apuntan a una estabilización del crecimiento del PIB en el segundo trimestre. El Indicador Sintético de Actividad, que se basa en una serie de variables cuantitativas para predecir la evolución económica a corto plazo, se situó en el segundo trimestre en el 1,3%, exactamente el mismo valor que en el primero, y muy por encima del 0,2% del último tramo de 2009 o incluso de la caída del 2,2% entre julio y septiembre. La coincidencia del valor del ISA hace pensar que el nivel real de actividad medido por Estadística puede ser muy similar al 0,1% del primer trimestre.

Por otra parte, el INE acaba de publicar dos estadísticas sectoriales respecto al mes de mayo que apuntan a una línea ascendente: la cifra de negocios del sector servicios (que acapara dos tercios de la actividad económica) creció un 3,4% en tasa interanual, frente al 2% de abril. Por su parte, la entrada de pedidos de la industria aumentó en mayo un 12,2%, casi cuatro veces más que en el mes anterior.

Los empresarios reducen su optimismo

El sector empresarial recuperó se muestra algo menos optimista que antes respecto a los resultados económicos del segundo trimestre. Según el consenso económico que elabora la consultora PricewaterhouseCoopers con un panel de casi 400 empresarios y otros expertos, el 47% espera que el crecimiento entre abril y junio sea mayor que el 0,1% del trimestre anterior, aunque un 46% cree que será igual. En todo caso, el porcentaje de optimistas se ha recortado sensiblemente desde el 57% que aparecía en el anterior consenso, publicado hace tres meses.

Además, en la previsión a un semestre vista sólo un 20% espera mejoras, frente al 34% del trimestre anterior, y los pesimistas casi igualan a los optimistas (19%). Los panelistas esperan una caída media de la actividad para este año del 0,79% (casi medio punto por debajo de la previsión del Gobierno, y para el 2011 estiman un crecimiento prácticamente nulo (0,02%).