Logra la luz verde incondicional

Bruselas autoriza con condiciones la alianza entre Iberia, British y American

La Comisión Europea aprobó ayer sin condiciones la fusión entre Iberia y British Airways, pero supeditó la alianza de esas dos compañías con American Airlines a la cesión de varios slots (turnos de vuelo) en el aeropuerto londinense de Heathrow.

Bruselas autorizó ayer sin condiciones la fusión Iberia y British Airways por no tener ningún impacto significativo en la competencia en el sector aéreo. En cambio, la CE ha impuesto leves condiciones a la alianza de esas dos compañías con American Airlines, por su posible impacto en varias rutas transatlánticas.

El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, se mostró convencido tras adoptar las dos decisiones de que la alianza de las tres compañías para operar en el mercado transatlántico redundará en beneficio de las aerolíneas, pero sobre todo, de los consumidores.

Iberia, British Airways y American Airlines habían intentado sin éxito en dos ocasiones anteriores (1998 y 2002) unir sus negocios en el espacio aéreo con más tránsito del mundo. Entonces, las autoridades de competencia les reclamaron la cesión de 19 y 16 slots (turnos de vuelos), respectivamente, como condición para obtener la luz verde a su alianza.

En esta ocasión, Almunia sólo les ha impuesto la renuncia en total a siete slots entre Londres y cuatro ciudades estadounidenses (Nueva York, Boston, Miami y Dallas), un compromiso que se aplicará al menos durante 10 años.

El comisario justificó esa benevolencia por el tremendo cambio que se ha producido en el mercado afectado por la alianza desde la liberalización en 2008 del acceso al aeropuerto de Heathrow como consecuencia del acuerdo de cielos abiertos de UE y EE UU. "Antes", recordó Almunia, "sólo podían operar cuatro compañías (BA, Virgin Atlantic, AA y United Airlines) entre Heathrow y EE UU. Ahora hay más de 12 servicios diarios ofrecidos por otras compañías europeas o estadounidenses". Esa docena de servicios más los siete slots que se liberarán tras la alianza suponen una apertura del mercado similar a la que se les exigía a las compañías hace una década.

Joaquín Almunia cree que en esas condiciones "alrededor de 2,5 millones de pasajeros que usan la ruta Londres-Nueva York o alguna de las otras rutas afectadas seguirán beneficiándose de una buena oferta de frecuencias y de precios competitivos".

Virgin Atlantic, uno de los principales competidores de la alianza, no comparte el análisis de Almunia. "La Comisión Europea ha defraudado a los consumidores al aceptar unas condiciones totalmente inadecuadas", señaló ayer el presidente de la compañía, Richard Branson. El carismático ejecutivo británico añadió: "Durante 13 años hemos luchado contra este monstruo monopolístico y seguimos convencidos de que la decisión de autorizar es vergonzosa".

Miguel Odriozola, socio de competencia del despacho Clifford Chance que ha representado a Iberia en la negociación con las autoridades europeas, resaltó que "es la primera vez que una fusión de este calado se autoriza sin ningún tipo de condiciones".

La CE reconoce que la alianza otorga a Iberia, British y American una posición prácticamente sin competencia en las principales rutas entre Londres y EE UU y entre Madrid y Múnich. Pero el organismo comunitario cree que las condiciones aprobadas permitirán que aparezcan nuevos competidores (en Heathrow o en Gatwick, otro aeropuerto londinense) con la posibilidad de ofrecer hasta 49 vuelos por semana de ida y vuelta entre Reino Unido y EE UU.

La propia Comisión será la encargada de elegir las compañías que podrán utilizar los slots liberados, para intentar garantizar que someten a la alianza a la mayor competencia posible.

Las compañías elegidas podrán empezar a operar vuelos a partir de la próxima temporada de verano de la IATA (que arranca el 27 de marzo de 2011).

Satisfacción de los protagonistas

Iberia y British intentaron ayer contener la satisfacción que les produjo la autorización sin condiciones de su fusión por parte de la Comisión Europea. Sus portavoces oficiales coincidieron en señalar que "se trata de un paso muy importante, pero sin duda uno más, en el calendario que se ha fijado para proceder a la integración. Estamos satisfechos porque todo sale según lo previsto".

Iberia recuerda que el próximo movimiento le corresponde a ella. Tiene hasta después del verano para dar su visto bueno o rechazar el acuerdo alcanzado entre los sindicatos y los gestores del fondo de pensiones de British sobre la manera de abordar y solucionar su abultado déficit.

Los primeros ejecutivos de Iberia y British hicieron valoraciones oficiales sobre la decisión de Bruselas en las que glosaron el valor de del proceso de integración

El acuerdo con British Airways supone "un elemento vital en el proceso de consolidación del sector aéreo en el que Iberia está desempeñando un papel protagonista" dijo Antonio Vázquez, quien aseguró que "beneficiará a todos nuestros pasajeros, ya que dispondrán de más opciones de viaje".

El consejero delegado de British, Willie Walsh, por su parte, consideró la autorización comunitaria un paso importante que permitirá una excelente "compenetración geográfica", entre las redes a Norteamérica, Asia y África de la aerolínea británica y las de África y Latinoamérica de Iberia.

Nuevas rutas

La franquiciada regional de Iberia, Air Nostrum, presentó ayer dos nuevas rutas desde Bilbao y Valencia a Funchal (capital del archipiélago luso de Madeira) con dos frecuencias semanales durante el periodo estival. La compañía asegura que se beneficiará de la fusión de Iberia y British.