Nissan alcanza preacuerdo con los sindicatos en Barcelona para ganar flexibilidad

La dirección de la empresa automovilística Nissan ha alcanzado hoy un preacuerdo de convenio colectivo con los sindicatos Sigen-USOC, CC OO y UGT, que afecta a los trabajadores de la planta de Barcelona, y que "incluye mejoras importantes en términos de flexibilidad y de reducción de costes".

Según ha explicado Nissan en un comunicado, el acuerdo, vigente para el período 2009-2011, flexibiliza la producción a través de "sábados productivos más ajustados a cada necesidad de fabricación", además de contemplar la posibilidad de acordar jornadas productivas adicionales si se agotan estos días de producción extra.

Ambas partes también han acordado la creación de una bolsa de horas productivas -voluntarias- aplicable al final de la jornada, "a fin de asegurar todos los compromisos diarios de entrega".

Además, dirección y sindicatos de la empresa han alcanzado un pacto sobre los incrementos salariales para los diferentes años de vigencia del convenio, que según CC OO de Cataluña asegura el "mantenimiento del poder adquisitivo de los trabajadores en relación a los incrementos del IPC", para cada uno de los años de vigencia del convenio.

De este modo, el acuerdo establece incrementos salariales en 2010 y 2011 equivalentes al IPC real del año anterior, con cláusulas de revisión a final de año.

El sindicato ha indicado también en una nota que el preacuerdo supone una "mejora de las medidas para la conciliación laboral y familiar" de los 2.000 empleados de Barcelona, mediante herramientas de flexibilidad, y la "mejora de la aplicación de los permisos retribuidos".

Además, el acuerdo contempla la creación de una mesa de organización del trabajo con la participación sindical, lo que, según CC OO, supone una "mayor capacidad de intervención en temas de organización".

El sindicato ha valorado positivamente el principio de acuerdo alcanzado ya que "se han conseguido avances y mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores", y ha destacado que "facilitará un incremento de la actividad productiva y el empleo" de la planta de producción.

Esta posición coincide con la valoración de la empresa, que cree que el convenio "era una necesidad para la fábrica de Barcelona a fin de adaptarse con plenas garantías al actual entorno económico".

Concretamente, la empresa se ha referido a la "importancia de responder con rapidez y eficiencia a las continuas fluctuaciones del mercado, y para mejorar el coste total de entrega del vehículo".

Por ello, la multinacional ha destacado que el nuevo convenio permitirá a la planta de Barcelona "superar los retos que la planta afrontará a medio plazo, y situar de nuevo la fábrica de Barcelona entre las más competitivas de la alianza Renault-Nissan".