En EE UU

Un senador republicano anuncia el "sí" crucial para la aprobación de la reforma financiera

El senador republicano Scott Brown anunció hoy que votará 'sí' al proyecto de ley de reforma financiera en EE UU, que podría así recibir los votos suficientes para su aprobación.

En un comunicado, Brown indicó que "aunque no es perfecta, apoyaré el proyecto de ley cuando se someta a votación. Incluye salvaguardas para impedir otra crisis financiera, garantiza la protección de los consumidores y se sufraga sin necesidad de nuevos impuestos".

Con su "sí", Brown se une a la senadora Susan Collins para sumar dos votos republicanos que la mayoría demócrata, impulsora del proyecto de ley, necesita para conseguir la mayoría necesaria, 60 votos.

Hasta el momento se desconoce cuándo el Senado procederá a votar la medida, que supondría la mayor reforma del sistema financiero estadounidense desde los años treinta.

Inicialmente se calculaba que la votación podría tener lugar esta semana, una vez que el Congreso ha regresado de su receso por los festejos del Día de la Independencia.

Sin embargo, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien tiene entre su cometido decidir la agenda de la cámara, podría optar por aplazar la votación a la espera de que se cubra la vacante dejada por el reciente fallecimiento del senador demócrata Robert Byrd.

Con el voto de ese reemplazo, los demócratas contarían 58 votos en el Senado. Con los dos republicanos ya garantizados, obtendría los sesenta votos necesarios.

La Cámara de Representantes aprobó la medida en junio, con el apoyo de tres republicanos.

En términos generales, el proyecto de ley establece una mayor supervisión del Gobierno, que tendrá más poder, por ejemplo, para liquidar entidades en quiebra o para auditar sus cuentas.

La ley también establece una mayor exigencia de capital para los bancos; regula las transacciones de los mercados de derivados; limita los salarios de los banqueros; somete a un mayor control a las entidades de calificación de riesgo, y establece la creación de una Oficina de Protección del Consumidor.

La reforma financiera es una de las grandes iniciativas de Obama para este mandato, y probablemente la última que saldrá adelante antes de las elecciones legislativas de noviembre próximo.