Inaugura el programa de revisión

La competitividad de la economía española se somete al examen de la Eurozona

España y Finlandia inaugurarán esta tarde las pruebas diseñadas para examinar las divergencias de competitividad entre los países de la zona euro, agravadas desde el nacimiento de la divisa europea y consideradas como una de las causas de la crisis de las economías de la moneda única.

El examen consistirá en analizar distintos aspectos de ambas economías, como la productividad o los costes laborales, para identificar los desequilibrios que pudieran existir entre ellas y poder hacerles frente.

La propia vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, se ofreció a iniciar el programa cuando los ministros acordaron su puesta en marcha durante el estallido la crisis de deuda en Grecia, que acabó desencadenando la aprobación de un fondo capaz de movilizar hasta 750.000 millones de euros con el objetivo de ayudar a los países con problemas de financiación.

A su llegada a Bruselas, la ministra Salgado confió en aprobar "con nota" el examen de competitividad de esta tarde.

"Estamos aprobándolo todo y además con nota. Y el examen de competitividad también", aseguró.

Salgado recordó que, en los últimos meses, los socios de la zona euro han pedido reformas estructurales a España para afrontar las "dificultades" en el "mercado de trabajo y el sistema de cajas de ahorros", con el objetivo de evitar el contagio de la crisis griega.

Añadió que "todo eso está en marcha", por lo que confió en que el examen de hoy "salga bien".

España también está en la agenda de la reunión de ministros de toda la Unión Europea que se celebrará mañana en Bruselas y donde los Veintisiete abrirán procedimientos por déficit excesivo a Bulgaria, Chipre, Dinamarca y Finlandia; y respaldarán las valoraciones del Ejecutivo comunitario sobre los planes de ajuste de trece estados miembros, entre ellos España.

En el caso español, el Consejo considerará que "no es preciso adoptar actualmente ninguna otra medida" de ajuste, "aunque será preciso llevar a cabo esfuerzos adicionales en los últimos años del periodo de corrección" (que cubre hasta 2013).

Además, España deberá concretar medidas equivalentes al 1,75% del PIB en 2011, según un borrador al que ha tenido acceso Efe, que está en línea con las exigencias formalizadas recientemente por la Comisión.