Apuesta por simplificar el tributo

Hacienda estudia reducir los beneficios fiscales en Sociedades

Hacienda estudia modificar en profundidad el impuesto sobre sociedades para recortar los numerosos beneficios fiscales y deducciones que contempla la legislación. La reforma se encuentra en una fase muy inicial, explicaron fuentes del Ministerio de Hacienda.

En la carpeta de reformas pendientes del Ministerio de Economía y Hacienda se encuentra la modificación del impuesto de sociedades. El objetivo, aseguran fuentes del Ministerio, pasa por simplificar el tributo a través de la eliminación de deducciones, que este año superarán los 3.600 millones.

Ello provoca que, por ejemplo, los beneficios de una compañía puedan tributar casi al 30% mientras que otra, quizás de mayor tamaño y con más ganancias, aplica un tipo efectivo del 10%. Además, son las empresas más grandes -que suelen tributar por el régimen de grupos consolidados- quienes más ventajas obtienen del impuesto sobre sociedades.

De hecho, según los últimos datos de Hacienda, los grupos consolidados aplicaron un tipo efectivo del impuesto sobre sociedades del 17,8%, mientras que el gravamen para el resto de compañías se situó en el 21,3%. La legislación beneficia especialmente a las empresas que optan por la internacionalización y los beneficios fiscales son aplicados en su mayoría por las grandes compañías.

"Hay elementos en la fiscalidad de las empresas que son manifiestamente mejorables", apuntan desde el Ministerio de Hacienda que, en cualquier caso, aseguran que los cambios serán acordes con las políticas vigentes en otros Estados de la Unión Europea. "No vamos a hacer nada raro", tranquilizan en Economía.

España se caracteriza por ser el cuarto país de la Unión Europea con un tipo general del impuesto de sociedades más alto, del 30%. Sin embargo, la legislación contempla muchas más deducciones respecto a la normativa vigente en los otros Estados miembros. Algunos estudios indican que el tipo efectivo -el gravamen real tras aplicar las deducciones y los beneficios fiscales- se sitúa por debajo de la media de la Unión Europea.

Ello explica, en parte, el derrumbe del impuesto sobre sociedades, que en 2009 cayó un 26,1% y, en lo que va de año, registró un descenso del 18,2%. En abril, cuando se realizó el primer pago fraccionado del impuesto sobre sociedades, la recaudación de los grupos consolidados cayó un 20,5%, a pesar, de que los datos que las grandes compañías cotizadas remiten a la CNMV muestran una recuperación de los beneficios.

Hacienda justifica esa diferencia en que las grandes compañías españolas cada vez obtienen una mayor parte de sus ganancias del exterior y éstas no tributan en España. En cualquier caso, a diferencia de lo que ocurre con el IVA, los ingresos por el impuesto sobre sociedades se sitúan por debajo de las previsiones.

Desde el ámbito empresarial sólo aceptarían un recorte de las deducciones si se acompaña de un recorte del tipo nominal. Desde Hacienda, no descartan esa posibilidad.

Un pacto para reducir los litigios con las grandes empresas

La Agencia Tributaria confía en cerrar un "importante" acuerdo este mes para reducir la gran litigiosidad fiscal con las compañías. El pacto se enmarca en el Foro de Grandes Empresas, órgano de discusión entre los representantes del fisco y las compañías punteras de España.

Si el acuerdo fructifica, las grandes compañías se comprometerán a recurrir menos a los tribunales. A cambio, la Agencia Tributaria, responderá con más celeridad a las dudas fiscales de las compañías. Ello reduciría la inseguridad jurídica y facilitaría la planificación fiscal de las empresas.