Cristina Garmendia. Ministra de Ciencia e Innovación

"Los fondos para investigación no se van a tocar en 2011"

Consciente de los ajustes presupuestarios, Garmendia considera fundamental el aumento de apoyos económicos a empresas tradicionales y punteras para esquivar la restricción de crédito

"Los fondos para investigación no se van a tocar en 2011"
"Los fondos para investigación no se van a tocar en 2011"

Garmendia (San Sebastián, 1962) cree que la actual crisis económica es un excelente momento para abordar el cambio de modelo productivo ante el desplome de sectores, como la construcción, basados en mano de obra barata y con unos niveles de productividad muy bajos. Y para ello confía en la Estrategia Estatal de Innovación, dotada con un presupuesto de 6.700 millones de euros para este año, que servirá para financiar los grandes proyectos de investigación en sectores punteros, como la biotecnología o las energías renovables, y ofrecer soporte económico a las pequeñas y medianas empresas de sectores tradicionales que aún no hacen innovación. Todo ello, sin embargo, no se podrá hacer, a su juicio, si no hay un entorno financiero adecuado, en el que se complementen los préstamos bancarios y el capital riesgo.

PREGUNTA. El primer avance ofrecido por el INEmuestra que el gasto en I+D cayó un 2,4% en 2009, lo que significa la primera bajada en quince años. ¿No es un síntoma de que no ha cuajado elmensaje de que hay que invertir más en esos tres terrenos?

RESPUESTA. Evidentemente, la crisis afecta a todos los sectores, pero la inversión en activos en I+D+i cayó la mitad que el resto de la inversión. Las compañías están manteniendo su gasto operativo e incluso están incrementando el empleo en un 1,7%, lo que se puede ser interpretado como que están posponiendo sus compras, pero a cambio están manteniendo su actividad y su empleo en un ejercicio como 2009, en el que se destruyeron 800.000 puestos de trabajo. Es un magnifico dato que habla sobre la conveniencia de la innovación como el único camino posible para ganar competitividad y productividad.

P. Esos son dos de los objetivos fijados en la Estrategia Estatal, que también quiere colocar a España como la novena potencia innovadora del mundo en 2015, ¿está realmente el tejido industrial preparado para ese reto?

R. El objetivo es alcanzar la novena posición en innovación, que es la misma que ocupamos en materia científica y económica. Somos un país moderadamente innovador y debemos mejorar. Hay 42.000 empresas innovadoras y queremos duplicar ese número en cinco años y para ello queremos contar con empresas de nueva creación y las que ya están consolidadas. Existe un gran conjunto de estadísticas que avalan la conveniencia de la Estrategia, entre ellas los estudios del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industria (CDTI), que aseguran que las empresas que invierten en I+D aumentan un 16% su productividad y un 18% el valor de sus exportaciones frente a las que no lo hacen. Creo que ese mensaje ya está calando en las empresas: el número de solicitudes de crédito al CDTI ha crecido un 25% en el primer cuatrimestre del año (de 1.764 a 2.203) y la mitad de esas peticiones vienen, por fin, de sectores tradicionales, como el turismo o la construcción. De hecho, muchas de esas empresas se han dirigido a nosotros por primera vez para presentar una solicitud de ayuda a la I+D+i.

P.¿Cómo pueden afectar la recesión económica y los ajustes presupuestarios a la puesta enmarcha de todas estas iniciativas?

R. Todavía no tenemos fijado el techo presupuestario para nuestroministerio, pero lo que creo que sí podemos garantizar es que la inversión en I+D+i es una política prioritaria para el Gobierno y por lo tanto para los Presupuestos de 2011.

P. ¿Eso significa que no va a sufrir recortes como el año pasado?

R.Lo único que puedo concretar es que se preservarán todas las capacidades científicas en marcha.

P. En el caso de haya recortes, ¿estos serán inferiores al 7% de la merma sufrida por el techo de gasto?

R.Eso pertenece a la negociación con el Ministerio de Economía y Hacienda. Además, la comparación entre Ministerios no es homogénea porque los hay más y menos inversores. Los que menos gastan cuentan con un menor margen para recortar gastos ya que tienen comprometido una gran parte de su presupuesto en pagar a sus empleados. Lo que sí parece claro es que no vamos a gastar más, pero si gastamos mejor, produciremos más.

P. Los organismos públicos de investigación (OPI) fueron los grandes damnificados este año, ¿va a suceder lo mismo en 2011?

R.No. Este año ya sufrieron un recorte del 15%, pero no va a ocurrir en el futuro. Puedo garantizar que las transferencias delMinisterio a los organismos públicos de investigación, no se van a tocar, no sufrirán ningún recorte en 2011.

P. Otro de los ejes de la Estrategia es la creación de un entorno financiero adecuado, algo de lo que se quejan la mayoría de empresas que intentan hacer I+D+i, ¿cómo van a solucionar esa deficiencia?

R.Nuestro principal objetivo es desarrollar un entorno financiero que promueva la innovación. En el eje económico de la Estrategia, hay 2.500 millones para proyectos de I+D+i en varias convocatorias, 1.000 millones a través de una línea de mediación del ICO y 300 millones en fondos de capital riesgo, procedentes del ICO y del Fondo de Economía Sostenible. Hemos tenido que readecuar la mayoría de instrumentos financieros para evitar una fragmentación excesiva y así facilitar una financiación que impulse directamente el crecimiento de las empresas innovadoras. Y aquí es dónde se encuentra la principal barrera, ya que nuestro sistema no está preparado para valorar los activos intangibles de las empresas y gran parte de su valor reside precisamente en el talento, la capacitación de sus recursos humanos y en la red de colaboraciones. Ese problema es especialmente visible en sectores como la biotecnología, que está emergiendo con mucha fuerza en lo que se refiere al número de compañías, pero que, sin embargo, se está encontrando con muchos problemas para crecer. Y el gran obstáculo que se están encontrando es la falta de una financiación adecuada, pero no tanto por falta de crédito, si no por falta de crédito especializado.

P. En ese escenario, ¿cuáles son los mecanismos que pueden hacer retornar el crédito a las empresas?

R. Ahí puede jugar un papel fundamental el capital riesgo, que es el que tiene que apoyar el crecimiento de los nuevos sectores tecnológicos. Sin embargo, este mecanismo está muy poco desarrollado en España, ya que la inversión en estos instrumentos apenas llegó al 0,21% del PIB, mientras que en otros países de nuestro entorno fue mucho más elevada, como en el caso de Alemania (0,38%), Francia (0,47%) y Reino Unido (0,74%). El capital riesgo sigue siendo una asignatura pendiente. No hay grandes operaciones financieras y eso está restando capacidad de crecimiento a nuestra economía porque esta quitando capacidad de financiación a sectores que serán clave en el futuro de la misma. Las empresas que utilizan el capital riesgo en sus primeras fases de expansión y crecimiento generan 6,4 veces más empleo que las que no lo utilizan y multiplican por tres su facturación.

P. Otra de las deficiencias que trata de subsanar la Estrategia es el déficit comercial que acumula España en la balanza tecnológica.

R.De los 53.000 millones que tenía España de déficit comercial a finales de 2009, 20.000 son atribuibles al saldo negativo de la balanza tecnológica. Por lo tanto, la Estrategia hace suyo el reto de revertir el saldo de la balanza a través de la internacionalización de la tecnología y de una política de compra pública que incentive el proceso de innovación.

P. Muchas empresas innovadoras tienen limitado su radio de acción al mercado interno, ¿cree que la internacionalización es una obligación y que se dan las condiciones necesarias para acometerla?

R. Sí, pero tenemos que coordinar las capacidades que tenemos en cada administración. Por ello queremos actuar de forma conjunta los ministerios de Exteriores, Industria y Ciencia, coordinando todas las actuaciones de promoción de la tecnología. Por ahora se han elegido una serie demercados prioritarios, como Japón, Corea, Chile, Sudáfrica o Brasil y tenemos que trabajar de forma conjunta en la elaboración de un plan de acción anual, que posteriormente será revisado a través de un grupo de trabajo en el que estén representados las oficinas comerciales del Instituto de Comercio Exterior (Icex), las embajadas y los consulados.

P. ¿Van a exigir a las comunidades y a los ayuntamientos que asuman el mismo esfuerzo inversor que va a acometer la Administración Central?

R.Para difundir la innovación es fundamental que el Estado se coordine con el resto de administraciones. Para ello hemos confeccionado un programa de actuaciones con el Ministerio de Política Territorial con el que pretendemos que cada comunidad asuma el compromiso de duplicar la economía innovadora de su territorio. Cada una propondrá un plan de actuación que deberá ser aprobado por el Ministerio. Sólo de esa manera se podrá conseguir el objetivo fijado en la Estrategia Estatal. Hasta el momento hemos firmado cuatro (Castilla-La Mancha, País Vasco, Andalucía y Canarias). En el caso de los ayuntamientos, hemos conseguido que el 16,5% de los proyectos (7.650) y el 13% del presupuesto (650 millones) del nuevo fondo de inversión local, dotado con 5.000 millones de euros, se destine a proyectos vinculados con la I+D+i.

"Hay oportunidades en las obras del ITER"

Garmendia destaca la importancia de que las grandes compañías españolas pujen asociadas con otras extranjeras para la construcción del ITER. Este reactor termonuclear cuenta con un presupuesto de 15.000 millones de euros (el triple de lo estimado en 2006) y ya hay empresas españolas que han presentado propuestas en candidaturas internacionales para optar a la construcción de este reactor. "El ITER es la mayor estructura científica que se está construyendo en Europa, cuenta con el respaldo de los socios europeos y es una oportunidad importantísima para la industria de la ciencia", recalca Garmendia.

Una de las mejor posicionadas para conseguir el primer contrato es Iberdrola Ingeniería, que se ha presentado junto a otras compañías europeas para la construcción de unas bobinas, que cuenta con un presupuesto de 150 millones de euros.

El ITER nació como un proyecto internacional en busca de una fuente de energía, segura y limpia, en el que se pretende reproducir las reacciones de fusión que tienen lugar en el Sol y otras estrellas con el objetivo de generar energía. Esta instalación se construirá en Cadarache (Francia) gracias a un acuerdo entre la UE, que se hará cargo del 45% del presupuesto total, y otros seis países (China, India, Japón, Corea, Rusia y EE UU) con una duración inicial de 35 años. De ellos diez serán para la construcción, veinte para la explotación y cinco para la posterior desactivación.

"Se primará la innovación en las compras públicas"

P Una de las ideas que maneja el Ministerio es incentivar el proceso de compra pública vinculada a la innovación

R El 13% del PIB se genera en las compras públicas. Para desarrollar la economía de la innovación, queremos que en todos los pliegos de licitación pública se prioricen las compras innovadoras. Todos los ministerios hemos sumado las partidas correspondientes a la compra pública puesta en marcha durante este año y supera los 1.700 millones de euros.

P Otro de los principales retos para este ejercicio es abordar la reestructuración de los OPI, ¿cómo se ha pensado afrontarla?

R Estamos diseñando un mecanismo de coordinación de las actuaciones conjuntas de todos los organismos hasta que esté aprobada la nueva ley de la Ciencia. En ese momento podremos acometer la reorganización final. Y en ella hay tres objetivos fundamentales: eliminar la barrera de la falta de movilidad entre los investigadores de los distintos centros, optimizar los servicios generales y profesionalizar las unidades de transferencia de tecnologías. La nueva ley de la Ciencia resolverá el problema de la igualdad entre escalas, ya que habrá las tres mismas para todos los centros, y establecerá mecanismos para facilitar el cambio entre centros y el intercambio con empresas. También buscará la optimización de los servicios para que sean más eficientes, y una mayor profesionalización de los centros que unan universidad y empresa.

P. ¿Qué organismos autónomos de investigación van a tener más peso dentro de la nueva estrategia estatal de innovación?

R Evidentemente, el Consejo Superior de Investigaciones, como el octavo centro de investigación más importante del mundo, va a tener una importancia vital por su carácter transversal. Y la estrategia estatal de innovación contempla dos ejes fundamentales (salud y energía), cuyos proyectos van a ser pilotados por el Instituto de Salud Carlos III y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat).