Contrato valorado en 35.000 millones de dólares

Boeing se centra en el precio en la puja contra EADS por los tanqueros

Boeing ha centrado la mayor parte de sus esfuerzos en ofrecer un precio los más ajustado posible en la oferta que presentó el viernes al Pentágono para hacerse con un contrato valorado en 35.000 millones de dólares (27.695 millones de euros) para renovar la flota de aviones cisterna (conocidos como tanqueros) de los EE UU.

Para ello, el fabricante norteamericano ha apostado, por ejemplo, por un modelo de producción en línea similar al que ya usó cuando se llevó el contrato de la Armada estadounidense para los aviones marítimos P-8 Poseidón. Es decir, que los tanqueros se irán militarizando en la misma línea de producción que fabrica el 767, el avión civil que sirve como base a su oferta. Este sistema puede suponer unos ahorros de costes de entre el 15% y el 20%.

En este tercer intento por renovar la flota de tanqueros de la USAF, el Pentágono ha decidido que el precio ofertado sea determinante para decidir qué empresa se hace con la licitación. Al presentar su propuesta, Boeing recordó que su avión consume un 24% menos que el KC-45 ofertado por su rival EADS, lo que puede suponer unos ahorros de 10.000 millones de dólares (7.915 millones de euros) en los 40 años de vida útil que tendrá la flota.

AIRBUS GROUP 107,28 -6,71%
THE BOEING COMPANY 273,38 -5,00%

EADS presentó su oferta el pasado jueves e hizo bandera de las oportunidades que su propuesta puede tener para crear empleo y generar riqueza en el área del Golfo de México, precisamente en un momento en el que la zona está sufriendo los efectos del vertido de crudo de BP. El grupo europeo tiene previsto levantar una fábrica en Mobile, en el estado de Alabama, si resulta elegido para renovar los tanqueros.