Hasta agosto para acordarla

Trabajo reformará la negociación colectiva si no hay pacto social

El Ministerio de Trabajo considera que, tras reformar el mercado laboral, resulta fundamental modernizar el sistema de negociación colectiva que rige los convenios, un ámbito bilateral que sindicatos y patronal se comprometieron a remodelar antes de agosto. Si no hay pacto entonces, el Gobierno actuará.

Trabajo reformará la negociación colectiva si no hay pacto social
Trabajo reformará la negociación colectiva si no hay pacto social

Respetamos su diálogo bilateral, pero si CC OO, UGT y la CEOE no acuerdan una reforma de la negociación colectiva antes de agosto, el Gobierno está legitimado para tratar de acelerar el pacto. Y si no es posible, el Ejecutivo tendrá que hacer algo, la negociación no puede alargarse sin plazo", advirtió ayer el director general de Trabajo, José Luis Villar Rodríguez. Tras acometer la reforma del mercado laboral, el gabinete que dirige Celestino Corbacho considera que modernizar el sistema de convenios es la siguiente prioridad, reveló Villar en un foro laboral organizado por Abdón Pedrajas Abogados y la editorial Tirant lo Blanch.

El sistema de convenios es un feudo exclusivo de sindicatos y patronal. Convencidos de que su remodelación puede ser "más eficaz que cualquier reforma laboral", los agentes sociales incluyeron una disposición adicional al pacto salarial que firmaron en febrero, comprometiéndose a negociar su reforma en un plazo de seis meses. Este periodo concluye en agosto, pero las posibilidades de consenso se han distanciado tanto como las posturas de ambos interlocutores durante la negociación del diálogo social.

El decreto ley aprobado por el Gobierno para modificar el mercado de trabajo toca algunos aspectos de la negociación colectiva, facilitando, por ejemplo, que los empresarios puedan descolgarse de los incrementos salariales pactados u obligando a que cuando no haya representantes de los trabajadores se acuda a los sindicatos más representativos. Villar asumió ayer que durante la tramitación parlamentaria de la norma podría haber más cambios, pero la remodelación definitiva será más amplia. "Hay unanimidad en que lo necesario es una reforma integral de la negociación colectiva", afirmó.

Ultraactividad del convenio

En cuanto a los aspectos que deberán estar sobre la mesa, y que en cualquier caso se consultarán con los agentes sociales, el director general de Trabajo destacó la polémica ultraactividad de los convenios. Este postulado marca que ante la ausencia de acuerdo para firmar uno nuevo, se mantienen indefinidamente las condiciones del convenio anterior. Un sistema pensado para blindar a los trabajadores que la CEOE busca eliminar y que podría ser limitado en el tiempo.

"El contrato único es una aberración"

Tomás Sala, catedrático de Derecho del Trabajo y socio del bufete Abdón Pedrajas, considera que la reforma laboral ha dejado de lado aspectos clave. Es el caso, sostiene, de la formación de los trabajadores, que en su opinión debería ser obligatoria durante toda la vida laboral. En cuanto a otras iniciativas que han quedado fuera del decreto ley, Sala descarta tajantemente el llamado "contrato único", tachándolo de ser "una aberración". Este modelo, sugerido por un grupo de 100 economistas de Fedea, supone un único contrato con una indemnización por despido creciente. En opinión de Sala, su aplicación supondría "prescindir del derecho a la tutela judicial efectiva" dado que el empresario simplemente paga lo que corresponde a la antigüedad de su empleado "sin diferenciar entre un despido procedente o improcedente". Precisamente por este perjuicio, los autores de la propuesta han entregado a los grupos políticos una alternativa. Se trata de un contrato de fomento del empleo con dos tipos de indemnizaciones que subirían con cada año en la empresa. Irían de 8 a 20 días en el despido procedente, y de 12 a 33 en el improcedente.