Espera cerrar el pacto con el PP

Sebastián afirma que ya no hay cabida para nuevas centrales nucleares

El ministro de Industria puso ayer el broche final a la subcomisión parlamentaria que ha venido estudiando en el último año el futuro de la energía en el horizonte de 2020. Miguel Sebastián defendió que no hay cabida para la construcción de nuevas centrales nucleares porque, en su opinión, "el traje energético" se ha quedado "demasiado grande".

La sobrecapacidad de generación del sistema eléctrico es una de las razones fundamentales que lleva al Gobierno a considera "muy difícil" que "tenga cabida la construcción de nuevas centrales nucleares". Miguel Sebastián hizo ayer en el Congreso un símil bastante gráfico. "Las fuertes inversiones realizadas por las empresas en los últimos años durante la etapa de crecimiento económico han hecho que el traje energético se nos quede demasiado grande. Ahora sólo usamos el 35% de la capacidad instalada frente al 45% de otros países". A su juicio, "es mejor tener un traje grande que uno pequeño, pero esto tampoco deja de ser un problema". Para evitarlo, explicó el ministro, el Gobierno está obligado a ajustar los costes de mantenimiento para que éstos no sean demasiado elevados para los usuarios.

En este contexto, añadió Miguel Sebastián, cabe descartar la construcción de nuevas centrales nucleares porque eso sería tanto "como añadir más centímetros de hombro o de mangas a un traje que ya de por sí es demasiado grande".

El ministro comentó que en las tres últimas décadas el Gobierno no ha recibido ninguna petición para instalar en España una nueva central nuclear. "La energía nuclear en España no es ilegal, está contenida dentro de nuestro ordenamiento jurídico, si recibiéramos esta solicitud, por supuesto que la estudiaríamos", recalcó en relación con el informe elaborado por las grandes compañías industriales españolas para la construcción de dos grupos nucleares de unos 2.000 MW en la vieja central de Zorita, noticia de la que dio cuenta ayer CincoDías.

La prolongación de la vida útil de las centrales se excluye del pacto con el PP

El diálogo que mantiene el Gobierno con el Partido Popular sobre el mix energético va por buen camino y podría cerrarse este mes de julio, aunque Sebastián no descartó que los contactos puedan prolongarse unas semanas más. En estas conversaciones, advirtió, no entra la prolongación de la vida útil de las centrales en funcionamiento más allá de los cuarenta años previstos. La razón es simple. El horizonte sobre el que se están haciendo todas las previsiones no va más allá de 2020 y en este año todavía no habrá concluido la vida útil de los reactores ya instalados. La única excepción es el de Garoña, cuya prórroga vence el año 2013 y sobre cuyo cierre, en buena lógica, pesará la decisión última del próximo Gobierno. No obstante, el ministro reiteró que en el diálogo con el primer partido de la oposición sigue sin haber líneas rojas. De hecho, una de las condiciones que puso públicamente Mariano Rajoy para poder abordar con el Ejecutivo el pacto energético es, precisamente, la reconsideración del futuro de Garoña.

Pacto muy trabajado

La subcomisión en la que ayer compareció Miguel Sebastián está presidida por el diputado socialista Antonio Cuevas y por ella han desfilado medio centenar de expertos del sector, que han aportado su visión sobre el futuro energético en España en el horizonte de las dos próximas décadas. El portavoz del PP en dicha subcomisión ha sido el diputado Antonio Erias, con el que el PSOE ha alcanzado un alto grado de acuerdo.

De hecho, el pacto energético con el principal partido de la oposición estaba a punto de caramelo mucho antes de que el ministro de Industria anunciara su intención de reunirse con el equipo económico del PP para sellar dicho acuerdo.

El informe que ultima esta subcomisión será sometido al pleno del Congreso, según informaron ayer fuentes gubernamentales. En el mismo están recogidas las aportaciones de los responsables de las principales eléctricas.

El alcalde de Zorita aceptaría dos nuevas plantas

El alcalde de Almonacid de Zorita (Guadalajara), Gabriel Ruiz del Olmo, se mostró ayer "sorprendido" por la noticia publicada por CincoDías sobre el estudio elaborado por varias empresas para construir dos centrales nucleares en el emplazamiento de la central ubicada en ese municipio y que se está desmantelando.

El edil la consideró "una buena noticia" por tratarse "de un ambicioso proyecto que se plantearía al municipio como alternativa al cierre de la anterior central". Ruiz del Olmo mostró su esperanza de que la construcción de dos nuevas plantas "vuelva a ser el motor de desarrollo de Almonacid y su entorno porque el cierre de la José Cabrera y la crisis ha producido un considerable parón económico".

El alcalde de Zorita dijo no conocer el proyecto como para valorar si los antiguos terrenos ocupados por la central de Zorita servirían para lo que se proponen, pero recordó que Gas Natural Fenosa es propietaria de 65 hectáreas en la zona, por lo que no cree "que haya problemas".

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha dijo no tener "notificación oficial" de que la gran industria esté estudiando instalar dos nucleares en Zorita, según declaraciones de su portavoz, Isabel Rodríguez, que recoge Europa Press. Pero precisó que el Gobierno regional es contrario a la energía nuclear.

La noticia causó gran revuelo en el sector industrial, el eléctrico y el Foro Nuclear. En el estudio, promovido desde Unión Fenosa poco antes de que pasara bajo el control de Gas Natural, han participado como posibles socios los grandes consumidores industriales (ArcelorMittal, Alcoa y Asturiana de Zinc), aunque se interesaron muchas más empresas. El estudio plantea varios escenarios, uno de ellos, la construcción de dos grupos de 2.000 MW con una inversión de 4.000 millones. Algunos expertos creen que estas cifras estarían ya superadas a la vista de lo ocurrido en la construcción de la nueva central finlandesa, que es el modelo en que se basa la idea.