El BCE mantiene los tipos de interés

Trichet insta a tomar las medidas pertinentes cuando se conozcan los test de estrés

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dio hoy la bienvenida a la decisión de la Unión Europea (UE) de publicar los test de resistencia e instó a los bancos y reguladores a tomar las "medidas pertinentes" cuando se conozcan los resultados.

En la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno del BCE, Trichet consideró que los tipos de interés son apropiados en el actual nivel del 1% y dejó claro que la reciente subida de las tasas de interés interbancarias no debe interpretarse como una intención de la entidad de modificar su política monetaria.

"Damos la bienvenida a la decisión anunciada por el Consejo Europeo de publicar, con el consentimiento de los bancos involucrados, los resultados individuales de los test de resistencia para los bancos de la UE llevados a cabo por el Comité de Supervisores Bancarios Europeos (CEBS) en cooperación con el BCE", señaló Trichet.

Añadió que unos balances sanos, una gestión de riesgo efectiva y modelos de negocio robustos y transparentes son esenciales para fortalecer la resistencia de los bancos a impactos y para asegurar un acceso adecuado a la financiación.

Previamente el consejo de gobierno decidió mantener su tasa rectora en el 1%, un nivel históricamente bajo desde mayo del pasado año, que Trichet calificó de "apropiado". Después de las declaraciones del presidente del BCE, el euro se apreció frente al dólar, hasta los 1,27 dólares.

El comité de política monetaria del Banco de Inglaterra también dejó inalterada su tasa rectora en el 0,5%. Trichet pidió también a los bancos comerciales que faciliten créditos a las empresas y hogares cuando aumente la demanda al recuperarse la economía.

El CEBS, con sede en Londres, ha publicado una lista de 91 bancos a los que ha sometido a los test de resistencia; entre ellos figuran 27 bancos y cajas de ahorro españolas y 14 entidades alemanas. Los resultados de los test de resistencia se darán a conocer el próximo 23 de julio y servirán para conocer la resistencia de los bancos a impactos y asegurar la estabilidad del sistema financiero europeo.

En este sentido, Trichet se mostró convencido de que la publicación de los test aportará confianza en el sector financiero. Los mercados financieros han solicitado la publicación de estos test para que se conozca la exposición de los bancos europeos a la deuda de Grecia y otros países de la zona del euro.

El objetivo de los test es analizar la resistencia del sector bancario europeo y la capacidad que tienen los bancos de soportar condiciones adversas y riesgos en los mercados financieros. Trichet consideró que "la economía de la zona del euro crecerá a un ritmo moderado y desigual en un entorno de elevada incertidumbre."

No obstante, el presidente del BCE destacó que el crecimiento económico del área euro ha sido en el segundo trimestre mejor que en el primero y consideró que los pronósticos de los mercados son "excesivamente pesimistas". Trichet subrayó que la reciente subida de los tipos de interés en el mercado interbancario no refleja la intención del BCE de subir su tasa rectora.

"No hay una interpretación de política monetaria en lo que hemos visto en los mercados monetario. Es un fenómeno que no señala una intención de política monetaria", dijo Trichet. Los tipos de interés en el mercado de dinero, sobre todo el intradía Eonina, han subido desde que 1.121 bancos de la zona del euro devolvieron la semana pasada al BCE 442.240 millones de dólares porque se ha reducido el exceso de liquidez en el mercado.

El Eonia se situó ayer en el 0,414%, pero el 30 de junio, un día antes de que los bancos devolvieran el efectivo, había alcanzado el 0,542%, frente al 0,325% del día precedente. Respecto al programa de compra de deuda pública, Trichet dijo que ha disminuido la necesidad de intervención en estos mercados de bonos soberanos.

El banco europeo ha comprado hasta ahora deuda pública por valor de 59.000 millones de euros. El volumen de compra ha disminuido progresivamente desde, por ejemplo, 16.500 millones de euros la primera semana a 4.000 millones de euros la semana pasada.